domingo, 26 de mayo de 2013

PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO SE ENTREGAN A LA TIERRA


Misa 26 de mayo de 2013. Festividad de la Santísima Trinidad. Parroquia Nª Sra. De Lourdes. Valdefierro


Monición de entrada


Buenos días y bienvenidos.

Hoy celebramos la festividad de la Santísima Trinidad. Es el gran misterio de nuestra fe. Misterio quiere decir que no vamos a poder entenderlo. Pero no nos tenemos que preocupar si no entendemos lo que es, si vivimos y comprendemos lo que implica, lo que significa en nuestras vidas.

Ayer celebramos la fiesta de la parroquia con el lema “Juntos somos más”. Estuvimos muchos y lo pasamos muy bien. En este panel se ve uno de los símbolos que se utilizaron para explicar lo que somos. En un dibujo de nuestro templo parroquial fuimos poniendo nuestros nombres en forma de ladrillos que ayudan a construir nuestra Iglesia. Como pequeñas cajas de regalos se pusieron las cosas que vamos haciendo juntos para nosotros, para nuestros vecinos y para todos aquellos hermanos de todo el mundo que necesitan algo de nosotros. Y como estrellas se pusieron deseos, sueños, ofrendas…. Al final entre todos, dimos forma a nuestra Iglesia.

Pues cuando celebramos que nuestro Dios es tres personas, algo que recordamos en el principio de nuestras oraciones cuando decimos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, estamos celebrando precisamente esto. Tres personas distintas que se unen completamente en el amor. En el Amor son uno. La perfecta comunidad. Cada uno aporta su peculiaridad, de ahí lo bueno de que seamos cada uno de una manera. Pero entre ellos el amor hace que sean solo uno. Como tres velas distintas que se juntan y los tres fuegos se convierten en una gran llama. Ese es nuestro ideal de comunidad y es lo que ayer, cada día y cuando venimos a nuestro templo de Valdefierro juntos, tratamos de vivir. Todos distintos, pero con la oportunidad de ser uno solo, si vivimos en el amor. Juntos somos más, pero no más número, sino más humanos, más felices, más hijos de Dios. Creer en la Trinidad es creer que el origen, el modelo y el destino último de toda la vida es el amor compartido en comunidad. Que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, y que no descansaremos hasta que podamos disfrutar de ese amor compartido y encontrarnos todos en “esa sociedad” en la que cada uno pueda ser él mismo en plenitud, feliz en la entrega y solidaridad total con el otro, como Jesús.

Empecemos nuestra celebración entonces acogiendo y saludando a aquellos que tenemos al lado en el banco, que se note que venimos a compartir nuestra vida y no solo un rato al lado de alguien como en el autobús o en la cola del supermercado.

Acto penitencial


· Nos resistimos a imitar en nuestra vida tu bondad y tu ternura de Padre. Señor, ten piedad.

· Muchas veces renunciamos a la exigencia y el compromiso que supone seguir las huellas de tu Hijo. Cristo, ten piedad.

· Preferimos casi siempre nuestra propia voluntad y no estamos abiertos a que sea el Espíritu Santo el que nos anime y nos guie. Señor, ten piedad

Monición a las lecturas


En la primera lectura de hoy se nos habla de la Sabiduría de Dios, presente desde el comienzo de la creación, que se establece entre los hombres.

EL profeta San Pablo en la segunda lectura nos habla del amor de Dios presente entre nosotros por Jesucristo y el Espíritu. Nos ayuda a sacar provecho de todas las situaciones.

En el Evangelio de hoy, Jesús explica antes de despedirse de sus discípulos, que el Espíritu Santo seguirá acompañándonos y guiándonos para que lleguemos a descubrir completamente el mensaje de Jesús que es la verdad plena.

Oración de los fieles


· Te presentamos a tu Iglesia, tantas veces sumida en la división; para que trabajando unidos seamos signo de servicio y disponibilidad en medio de nuestro barrio de Valdefierro y reflejo de tu misma voluntad comunitaria. Roguemos al Señor.

· Hacemos presente a tu Creación, ese regalo que nos entregas como signo de tu amor; que no dejemos de cuidarla y atenderla, que nos preocupemos por denunciar todos los abusos que se cometen contra su integridad. Roguemos al Señor.

· Te pedimos por los más débiles de nuestro mundo, aquellos que ya cuentan con la ternura de tu mirada pero que aún necesitan de nuestros gestos de solidaridad; dales esperanza en un mundo nuevo hecho a la imagen de tu voluntad amorosa de Padre. Roguemos al Señor.

· Te pedimos por nuestra comunidad de Valdefierro; ayúdanos a superar la tentación del egoísmo, de la cerrazón, del miedo, del legalismo, para ser testigos del Reino en el barrio y en el mundo, dóciles a los caminos de Dios y atentos a las necesidades de nuestros hermanos y hermanas. Roguemos al Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada