domingo, 5 de noviembre de 2017

SOLO EL AMOR LIBERA

EUCARISTÍA DEL DOMINGO 5 DE NOVIEMBRE 2017

MONICIÓN DE ENTRADA

- Buenos días hermanas y hermanos!

Estamos acostumbrados, quizá demasiado, a que nos digan qué es lo que debemos y no debemos hacer. Vivimos en un mundo lleno de normas y prohibiciones, supuestamente necesarias para vivir en sociedad. Ya desde bien niños aprendemos el significado de estas palabras: “no hagas…”, “no digas…”, “no debes…”.

Tenemos normas de todo tipo: sociales, políticas, económicas… y normas religiosas. Desde mucho antes de que naciera Jesús había montones de normas religiosas.

- Jesús, como podemos comprobar a través del Evangelio, no es un hombre de demasiadas normas ni prohibiciones. Más bien le conocemos como alguien que invita, que convence, que seduce desde la libertad de cada ser humano. Es un hombre que libera, que alivia las cargas. Y sobre todo es alguien coherente con su vida.

En la Palabra de hoy vamos a ver a un Jesús indignado y muy crítico. Un Jesús que recrimina y suelta una buena regañina por la falta de coherencia de todos aquellos que se creían los mejores, los cumplidores de la ley; aquellos que en lugar de ayudar y ser esperanza para el pueblo, les agobian, les cargan todo el peso de una ley que ellos no cumplen y les hunden en la desesperanza.

Que esta Eucaristía sirva para llevarnos a reflexionar sobre nuestra coherencia cristiana. Si es el mensaje de Jesús lo que estamos llevando a la vida, o es otra cosa.


¡PERDÓN SEÑOR!

Por nosotros que decimos y no hacemos.
Que hablamos y no vivimos.
Que pedimos y no damos.
Que nos “gustan tus cosas”,
pero no nos comprometemos.
Que decimos serte fieles y
muchas veces te olvidamos.
Que queremos servirte y
se nos ha olvidado lo que es servir.
Que queremos ser los primeros en todo
y nos olvidamos de los otros.
Hoy, desde lo hondo de mi pequeñez
elevo a Ti mi oración, suplicándote…
¡Perdón, Señor, perdón!

HOMILÍA

Jesús se indigna con la sociedad de su tiempo, especialmente con los fariseos, porque obligaban a la gente a cumplir cientos de leyes y ellos sin embargo, aunque aparentaban, no las cumplían. Porque se creían superiores y mejores que los demás; porque querían tener el poder y les gustaba ser los primeros.

Esta regañina de Jesús podemos trasladarla hasta nuestros días. Hoy, Jesús, nos seguiría diciendo lo mismo. Los que nos llamamos cristianos, muchas veces no somos mejores que los fariseos del tiempo de Jesús.

Hoy os invitamos a esta reflexión:

-Si estoy convencido de que lo que deseo es seguir de cerca los pasos de Jesús, tengo que ser coherente.

-Si estoy seguro de que la paz es el único camino para construir un mundo mejor, ¿por qué sigue habiendo odio y violencia en mis palabras y sentimientos en tantas ocasiones? ¿Por qué sigo criticando injustamente a los que no piensan como yo?

-Si creo que la verdad me ayudará a ser más libre, ¿por qué sigo engañando a los demás y a mí mismo? ¿por qué busco justificaciones de algunos de mis comportamientos? ¿por qué me cuesta tanto ser sincero?

-Si estoy de acuerdo en que hay que jugar con todos y aceptar a todos como son; si estoy de acuerdo en que hay que compartir, en que todos somos iguales…¿por qué me enfado cada vez que otros ganan en el juego? ¿por qué pido tantos juguetes a los Reyes cuando sé que hay niños que no tienen nada? ¿por qué me peleo tanto con mi hermano?

- Si estoy convencido de que la educación, el trabajo, la vivienda, la sanidad, son un derecho de todas las personas, y por tanto es importante que todos puedan acceder a ellos, ¿por qué no estoy atento siempre en la clase? ¿por qué prefiero estar con el móvil a estar estudiando? ¿por qué a veces no valoro mi trabajo? ¿por qué tenemos tanto miedo a acoger en nuestra casa a los que carecen de ella? ¿por qué a veces no cuidamos ni valoramos nuestra salud? ¿y por qué otras veces derrochamos tantos medicamentos?

- Si creo que la Tierra es un regalo valiosísimo que hay que cuidar y proteger, ¿por qué derrocho tanta agua? ¿por qué genero tantos desperdicios? ¿por qué colaboro en su contaminación?

- Si estoy convencido de que la justicia, la solidaridad y la generosidad son necesarias para que la riqueza esté repartida de forma igualitaria entre todos, ¿por qué solamente doy de lo que me sobra? ¿por qué primero lleno mi estómago y aseguro mi comodidad antes que atender a las necesidades de los demás?

- Si creo que en las palabras de Jesús sobre el perdón y la misericordia, ¿por qué me cuesta tanto perdonar y pedir perdón?

- Si como Jesús creo en el importancia de la oración y la relación con Dios, ¿por qué siempre busco excusas para no hacer oración, por qué me cuesta tanto hacer silencio y escuchar en mi corazón la voz de Dios?

- Si creo que Dios es mi único Padre-Madre, ¿por qué busco otros “dioses” en quien confiar (dinero, seguridad, poder…)?

- Si creo que Jesús es mi único maestro, ¿por qué me creo mejor que otros?, ¿por qué me creo poseedor de la verdad? ¿por qué no veo en todas las personas a mis hermanos?

Todas estas cosas, y puede que muchas más, decimos pero no hacemos. ¿Cómo vamos a ser ejemplo de Jesús y del Evangelio? ¿Cómo vamos a llevar a aquellos que lo necesitan la esperanza de un mundo mejor si nosotros no somos los principales portadores de esa esperanza? ¿Cómo va a cambiar el mundo si no cambiamos primero nosotros?

Ojalá que esta reflexión nos haya servido a todos para intentar ser más coherentes en nuestra vida. Solo desde el servicio y desde el amor podremos convencer de que otro mundo mejor es posible.

domingo, 29 de octubre de 2017

AMA AL SEÑOR CON TODO TU CORAZÓN. ENVÍO DE CATEQUISTAS.

Eucaristía del Domingo 29 de Octubre

ENVÍO DE CATEQUISTAS

 

MONICIÓN DE ENTRADA 

Buenos días, Venimos a celebrar con gozo que Jesús está en medio de nosotros, nos reúne, nos ofrece su Palabra y su Cuerpo y Sangre para que nos ayude a vivir como buenos cristianos y ser sus testigos. Hoy es un día especial para nosotros en la Parroquia, queremos acompañar a nuestros catequistas y reconocer y agradecer su ayuda, su dedicación, su deseo de dar a conocer la Buena Noticia que nos trajo Jesús. El Papa Francisco nos dice que abramos nuestro corazón y creamos en el evangelio de verdad. Todos tenemos que hacer sitio en nuestro corazón, para que Jesús con la fuerza de su Espíritu empape nuestros corazones y seanos testigos suyos, tenemos que ir a sembrar esperanza.

PETICIONES DE PERDÓN


Tenemos familia, amigos… Pedimos perdón porque somos egoístas y no agradecemos todo lo que hacen por nosotros SEÑOR TEN PIEDAD

Hay en el mundo muchos niños que les falta lo necesario para vivir. Pedimos perdón por ser egoístas y no pensar en los demás CRISTO TEN PIEDAD

Queremos conocer a Jesús, aprender de el. Perdón porque en la catequesis no estamos atentos a lo que nos dicen SEÑOR TEN PIEDAD



MONICIÓN A LAS LECTURAS


En la lectura del Exodo, se dice que en nombre de la Alianza se pide al pueblo de Dios que haga por los pobre lo mismo que Dios a hecho por su pueblo: Mostrar amor para con los extraños, huérfanos y viudas .

En ia segunda lectura Pablo nos dice: La fe es contagiosa, la fe de los cristianos de Tesalónica es modelo para todos los que creen y les anima a comunicarla a otras comunidades .

En el evangelio Jesús da respuesta a la pregunta que le hacen de cual es el mandamiento principal de la ley a la cual Jesús responde : lo principal y esencial es “ amar al Señor tu Dios con todo tu corazón con toda tu alma y con todo tu ser.

Jesús añade un segundo mandamiento, no es posible amar a Dios y vivir de espaldas a sus hijos e hijas.
 


PETICIONES
 
Te pedimos por el Papa, para que siga siendo impulso en la Iglesia de apertura y de comunicar la Buena Noticia que Jesús nos trajo de amarnos todos sin excluir a nadie. SE NUESTRA LUZ SEÑOR

Por los más necesitados de la Sociedad para que sientan el consuelo y cariño de Dios por medio de las personas SE NUESTRA LUZ SEÑOR

Pedimos por nuestros catequistas, para que sigan con la ilusión de darnos a conocer a Jesús y su estilo de vida. SE NUESTRA LUZ SEÑO

Hoy muchos países en guerra, para que los representantes de las naciones , busquen la mejor manera de hacer la paz. SE NUESTRA LUZ SEÑOR

Por los niños y todos los que deseamos seguir a Jesús para que vivamos el mandamiento de amar a Dios y amarnos unos a otros. SE NUESTRA LUZ SEÑOR

Hoy se hace la venta del libro solidario; para que el Señor toque nuestros corazones y colaboremos en la ayuda a ABOBO, SE NUESTRA LUZ SEÑOR

Por todos nosotros, por nuestro barrio, que vivamos unidos y teniendo como recuerdo el deseo de Dios Padre . SE NUESTRA LUZ SEÑOR


 

OFRENDAS

Te ofrecemos estas flores, que sepamos dar color a la vida

Esta cestita con luces simboliza la luz que recibimos de Jesús y le pedimos seamos transmisores de esa luz

Al presentar el pan y vino traemos la necesidad que tenemos de conocer y comunicar al mundo que Jesús es nuestra fuerza y nos dice que amemos a Dios con todo corazón, con todo nuestro ser y con toda nuestra alma








 



ORACIÓN FINAL

   
JESÚS ES SEÑOR  
LUZ QUE NOS ILUMINA  
ORIENTA NUESTRO CAMINO 
 RESPLANDOR EN LA SOMBRA  
ANTORCHA DE LIBERTAD  
META DE NUESTRO CAMINO  
ALEGRÍA Y SOSIEGO  
JESÚS ES SEÑOR EL QUE VIVE 
Y EL QUE HACE VIVIR  
EL QUE NOS AMA Y CONSUELA  
VIENTO DE PAZ  
EL NUESTRA SALVACIÓN  
EL ES NUESTRA ESPERANZA 
 EL NUESTRA FUERZA E IMPULSO  
TU ERES MI SEÑOR  
MI LUZ Y MI BRÚJULA

domingo, 22 de octubre de 2017

DOMINGO MUNDIAL DE LAS MISIONES

Misa del 22-10-17. Domingo del Domund.

Monición de entrada.-


Dicen en Zaragoza que hasta que no se pasa el Pilar no se cogen las cosas en serio. En la escuela, maestros y alumnos solo empiezan a coger el ritmo después de las fiestas. Las actividades de las asociaciones y centros cívicos se dieron un respiro desde antes del verano hasta ahora. En la parroquia también pasa, y los grupos, venir a misa, catequesis, asambleas… todo se deja “pa después del Pilar”.

Claro, es normal. Es que tenemos excusa para todos los gustos: el buen tiempo, las vacaciones, el pueblo, la playita, estamos organizando otras cosas, no estamos todos, total para un par de semanas…

Bueno, pues ya no hay excusas. Ya se pasó el Pilar, y empezamos en serio. Y para ponernos a tono, hoy celebramos el día del Domund. Qué mejor manera de recordarnos que para mucha gente en otros países no hay vacaciones, que no se pueden permitir el lujo de perder el poco ritmo que cogen, porque significa no comer. Y también nos recuerda a muchas personas, que llamamos misioneros, que se lo han tomado muy en serio, y que deciden darlo todo desde el primer momento, y que hoy nos piden nuestra ayuda.



Puede ser con nuestra oración, muy importante, con nuestro compromiso social a nuestro alrededor, con nuestro respaldo sin fisuras a su labor, y también muy importante, por supuesto, con nuestro tiempo y nuestro dinero.

Lo dicho: No hay excusas.


Peticiones de perdón.-

1. Hoy dejamos ante tu mesa, señor, las excusas tontas que ponemos, y hasta nos creemos, para olvidarnos de nuestras obligaciones con los demás. Perdónanos, Señor, y ten piedad.

2. También queremos arrepentirnos de ir a medio gas en muchas cosas que nos comprometen y que deberíamos ir a tope. Perdónanos, Cristo, y ten piedad.

3. Porque no queremos ver más allá de nuestras cuatro paredes, porque cerramos los ojos a las necesidades de nuestros hermanos menos favorecidos. Perdónanos, Señor, y ten piedad.



Moniciones a las lecturas.-


En la primera lectura de Isaías, nos recuerda que toda misión proviene de un Solo Señor, y el misionero es elegido por Dios para propagar esa misión.

En la segunda lectura habla San Pablo a varios de sus amigos misioneros tesalonicenses orando por ellos y animándoles a seguir en sus actividades y redoblar sus esfuerzos.

La parábola del Evangelio de San Mateo, “dar al César lo que es del César…” nos quiere decir que hay que repartir mejor el mundo, que no podemos quedarnos parados ante las carestías de nuestros hermanos.

 

VIDEO DOMUND 2017: SÉ VALIENTE, LA MISIÓN TE ESPERA

 

Peticiones.-

1. Por los dirigentes mundiales, políticos y económicos, principales responsables de la desigualdad en el mundo, y que son también los que tienen en sus manos la mayor responsabilidad de arreglarlo, para que se rijan por modelos justos y no por su propio provecho, Escúchanos, Señor.

2. Por la Iglesia, desde Roma hasta la más pequeña de las parroquias, para que contemple las Misiones como una manera de disminuir las aflicciones de la gente y de acercarles más al consuelo de Cristo, Óyenos, Señor.

3. Por los misioneros conocidos por nuestra parroquia, especialmente por María y Miguel Taboada, para que encuentren en nosotros el soporte de nuestra oración, nuestro apoyo moral, y nuestra aportación económica, Atiéndenos, Señor.

4. Para que la actual situación política, social y económica en Cataluña llegue a caminos de entendimiento entre las personas, sin extremismos y sin intereses privados, sino públicos, Tennos en cuenta, Señor.

5. Por todos los habitantes de este barrio, para que la concordia y buenas relaciones entre vecinos sea la norma de nuestra vida en común, Míranos, Señor. 

domingo, 4 de junio de 2017

QUÉ ES PENTECOSTÉS (¿O PICATOSTES?)

EUCARISTÍA DEL 4 DE JUNIO DE 2017. DOMINGO DE PENTECOSTÉS.-

 

Monición de entrada.-


Hoy es el día de Pentecostés. ¿¿¿Y??? A algunos les puede sonar como si dijera que hoy tenemos para comer picatostes… Pentecostés es el día en que, estando los discípulos encerrados por miedo a los judíos después de la pasión y muerte de Cristo, Jesús viene a darles el Espíritu Santo y a animarles a transmitir su palabra.



¿Qué puede significar para un cristiano celebrar el día de Pentecostés? Pues voy a decir unas cuantas cosas.

- Pentecostés es abrir las ventanas de nuestra vida al mundo, para salir de nuestro ensimismamiento y para dejar entrar al prójimo en nuestro día a día.

- Pentecostés es levantarte esta mañana y alegrarte por ver un nuevo día, por ver una lluvia que limpia el ambiente, por disfrutar del fresco de la primavera, por ver a tus familiares y vecinos con energías nuevas.

- Pentecostés es admirar la perfección de la sonrisa en un niño, es dar gracias por estar vivo, por ver, oír, respirar, es tener ganas de gritar de alegría, es ….la leche!!!!

Esto es lo que queremos celebrar este día. Jesús Resucitado viene a darnos fuerza y ganas de vivir a través de su espíritu, que después de más de dos mil años sigue aquí con nosotros. Hagámosle hueco en nuestras vidas para que nos empape, y que él nos guíe para que lo transmitamos a los de nuestro alrededor. 



Peticiones de perdón.-


- Por las veces que el Espíritu de Dios encuentra cerrado a cal y canto nuestro corazón endurecido, Señor, ten piedad.

- Por nuestras divisiones internas que hacen que la fuerza de tu espíritu sea inoperante en nosotros, Cristo, ten piedad.

- Por las veces que nos desanimamos y producimos desmoralización en los demás, Señor, ten piedad.



Moniciones a las lecturas.-


Las lecturas de hoy, de los Hechos de los Apóstoles, de San Pablo y de San Juan reflejan la clásica visión de los apóstoles encerrados, pero lo más importante es lo que decía la multitud: da igual que seamos niño o anciano, hombre o mujer, guapo o feo, listo o tonto… ¡Todos podemos escuchar las maravillas de Dios en nuestra propia lengua! Da igual que seamos uña del pie izquierdo que oreja derecha en el cuerpo, ¡Todos somos igual de importantes! Todos recibimos el mismo Espíritu Santo, que proviene del mismo Dios.


Peticiones.-


1.- Para que el Espíritu de Dios esté presente en el Papa, obispos, sacerdotes, catequistas y misioneros, que son los transmisores de ese espíritu que nos da la vida. Roguemos al Señor.

2.- Para que el Espíritu de Dios nos haga ver a todas las personas iguales en derechos y las tratemos como tales, Roguemos al Señor.

3.- Para que los científicos persigan los avances de la humanidad no solo en el aspecto económico, sino en la dirección de resolver los problemas de todas las personas en igualdad, Roguemos al Señor.

4.- Para que todos los que tienen cargos de decisión decidan por el bien común y no por el beneficio propio, Roguemos al Señor.

domingo, 26 de marzo de 2017

JESÚS, DANOS TU LUZ


DOMINGO, 26 DE MARZO DE 2017. 4º DOMINGO DE CUARESMA.




Entrada.


Hoy empezamos la misa sin luz. Las personas que vivimos en este siglo XXI tenemos poca sensación de oscuridad. Estamos rodeados de luces por todos los sitios, y es muy difícil que experimentemos la sensación de oscuridad absoluta: Las calles tienen farolas; los escaparates luces de colores llamándonos al consumo; las casas pilotos y relojitos luminiscentes por si no levantamos por la noche para no tropezar; las empresas y los centros públicos tienen luminarias de seguridad por si se corta la corriente; clínicas oftalmológicas, cirugía láser, gafas, lentillas, colirios, ópticas, todo para ver mejor; hasta mamá móvil tiene linterna para cualquier emergencia…


Si un día se va la luz, estamos perdidos: no se puede hacer comida, no se puede ver la tele, no tenemos calefacción ni aire acondicionado, ni teléfono, ni internet, la circulación es un caos porque no funcionan los semáforos, las empresas se colapsan…

Algunas veces hacen en los colegios pruebas para que la gente se siente en silla de ruedas, e intentemos comprender las dificultades de poderse mover para aquellas personas con minusvalía, y aunque lo llegamos a entender, casi nos lo pasamos bien paseándonos un ratito en silla de ruedas. ¡Pero sólo un ratito, eh!

Pero si en alguna ocasión nos plantean hacer una prueba de no ver, la sensación no es de sonrisa, sino de verdadero pánico. Nos encontramos totalmente vencidos, nos da miedo hasta movernos del sitio, nos corta la respiración. Vamos a intentar hacer una prueba…

Dios viene esta Cuaresma a quitarnos todo aquello que no nos deja ver, a curarnos de nuestra ceguera de amor, a darnos luz para entender el mundo (encendemos la luz y las velas del altar).

Dios viene esta cuaresma a enseñarnos a ver la huella de Jesús en cada uno de nuestros hermanos y en cada uno de nosotros mismos (se quita el cartel).



Peticiones de perdón.


1. Porque no nos esforzamos en ver el cielo entre tanta contaminación lumínica, en ver a un árbol en medio del bosque, en ver a las personas en medio de la multitud, Señor, ten piedad.

2. Porque enseguida nos ponemos gafas de sol y antifaces para que no nos afecte la luz, es decir, nos tapamos los ojos para no ver las injusticias y no tener que implicarnos, Cristo, ten piedad.

3.- Porque no somos capaces de ver y entender los problemas de los demás, y solo nos importan nuestros propios problemas, Señor, ten piedad.



Monición para las lecturas.


La primera lectura de hoy, del libro de Samuel, nos quiere enseñar que no hay que intentar ver sólo con los ojos de la cara, sino sobre todo con los ojos del corazón, para entender los designios de Dios

En la carta de san Pablo a los Efesios, nos anima a buscar la justicia y la verdad en la luz, en no hacer las cosas a oscuras, sino a la vista de todos.

El evangelio de San Juan nos narra la curación de un ciego, que le permite ver otra luz todavía más importante: la de la fe en dios.



CUENTO.


Dos personas estaban en una habitación del hospital. A uno le habían operado en la cabeza y tenía los ojos vendados. El otro era un enfermo terminal. El de los ojos vendados, le preguntó al otro:

Oye, ¿qué se ve al otro lado de la ventana?

Pues no te lo puedes imaginar: unos jardines, una pareja que se está paseando de la mano, unos niños jugando en el parque, una fuente en la que viene pájaros a beber…

Fueron pasando los días, y cuando se quedaban solos, el de los ojos vendados enseguida le preguntaba al otro sobre todo lo que se veía por la ventana, y él le seguía contando: un señor paseando y jugando con su perro, un monte nevado al fondo, una tienda donde venden flores, una banda de música ensayando…

La persona de los ojos vendados estaba entusiasmada no solo por lo que le hacía ver el otro, sino por cómo se lo explicaba, que le hacía ver las cosas como nunca las había visto con sus propios ojos.

El día que le iban a quitar la venda, se despertó muy alegre y llamó a su compañero, pero no respondía. Al llegar la enfermera, le comentó con pesar:

Se lo llevaron anoche muy malito, y me acaban de comunicar que ha fallecido.

La tristeza se adueñó de él, pero al momento subió el médico a quitarle la venda. Cuando se la quitaron y se adecuó su vista a la luz, enseguida dijo:

Llevarme a la ventana, que quiero ver todas las cosas maravillosas que me contaba mi compañero.

La enfermera, le contestó: mira, en esta habitación no hay ninguna ventana. Tu compañero era ciego, y todo lo que te contaba existía… pero en su corazón. Lo ha hecho para que fueras feliz y se te hiciera más corta tu recuperación. Él ha querido ser tus ojos durante tu ceguera.



Peticiones.


1. Por todos aquellos que tienen problemas de visión: ciegos, glaucomas, cataratas, desprendimientos de retina, máculas…, para que dios les refuerce su riqueza interior en compensación con su problema, Danos tu luz, señor.

2. Por los optimistas que se alegran todos los días porque cada mañana sale el sol, para que sepan transmitir a los de su alrededor la alegría necesaria para hacer el bien, Danos tu luz, señor.

3. Para que seamos agradecidos con la vida que tenemos, para que sepamos ver todas las cosas bonitas que nos suceden a cada instante, desde el mero hecho de vivir hasta el juanete del pie izquierdo: todo tiene su parte positiva. Danos tu luz, señor.

4. Para que no nos dejemos engañar por las apariencias, y sepamos ver el interior de las personas, Danos tu luz, señor.


domingo, 19 de marzo de 2017

JESÚS, AGUA QUE DA VIDA

EUCARISTÍA DEL DOMINGO 19/3/2017.


DÍA DE SAN JOSÉ Y DÍA DEL SEMINARIO


ENTRADA:


Estamos ya en el ecuador de la cuaresma, hemos tenido ya oportunidad de profundizar y de ir mejorando semana tras semana, de reflexionar, de salir de las dudas, la comodidad… de impregnarnos con la huella de Jesús, de ir renovándonos.

En este tercer Domingo de cuaresma vamos a reflexionar sobre el rechazo. En las lecturas el pueblo de Israel rechaza a un Dios que piensan que les ha abandonado; la samaritana encuentra el rechazo del pueblo elegido y ella misma desconfía… Pero hay que profundizar más en Dios, hay que buscar más el encuentro sincero con Él, porque si no nos quedaremos en la superficie y no daremos fruto en la Pascua.

El rechazo que hoy día y que Jesús quiere que veamos es el mismo que se produjo en el desierto cuando Moisés guiaba a su pueblo, el mismo que se produce con la samaritana… es un apego a lo cotidiano, al conformismo. Hace unos domingos que se nos dijo que vivimos agobiados y que Jesús nos hace cambiar… pero aún no lo hemos conseguido… estamos ahora y aquí igual. El día a día, lo cotidiano, nuestras preocupaciones (si muy importantes pero mías, yo, yo sólo yo), nuestro apego a lo terrenal, a lo material, rechazo a Dios, que no entra en esta vida tan social, cultural, tan moderna y artificial.

Ya hace tiempo que Jesús ha puesto su huella en nosotros, ya hace tiempo que todos los que estamos aquí tenemos esa huella igual, esa huella que nos hace comunes entre nosotros y a la vez tan especiales…JESÚS. Ahora en este momento tenemos la oportunidad de renovarnos de verdad, de romper con nosotros mismos y nuestro egoísmo, de olvidarnos de ese rechazo interno que le hemos dado a Dios, dejar de rechazar vuestra fe, la fe de verdad, la interna no la que decimos con la boca. Seamos samaritanos que con el encuentro de Jesús, que con el impacto de su huella produzca un cambio interno tan profundo que dejemos de ser esclavos de nosotros mismos, que dejemos de ser esclavos sociales… somos libres y hemos sido liberados por Dios para romper con lo que nos ata, avancemos y cambiemos con Dios. Somos huella de Jesús, debemos serlo para los demás con alegría, con ilusión. Dios nos ha hecho, nos ha liberado para cambiarnos y cambiar el mundo, para ser Reino de Dios.



No lo rechacéis.


PETICIONES DE PERDÓN.


POR TODAS AQUELLAS VECES QUE TE HEMOS RECHAZADO POR LA COMODIDAD, POR NO ACTUAR, POR DEJAR A LOS DEMÁS DE LADO. SEÑOR TEN PIEDAD.

POR NO SABER PEDIR PERDÓN, POR OLVIDARNOS DE LA ORACIÓN, DEL ENCUENTRO CONTIGO. CRISTO TEN PIEDAD.

PORQUE VENIMOS A VERTE LOS DOMINGOS, PERO AÚN ASÍ MUCHAS VECES NOS OLVIDADMOS DE REGALARTE A LOS DEMÁS CON NUESTROS ACTOS DE AMOR EL RESTO DE LA SEMANA. SEÑOR TEN PIEDAD.


LECTURA DEL EVANGELIO.


NARRADOR: Jesús viajaba de Judea a Galilea y tenía que pasar por Samaría. Llegó a una ciudad llamada Sicar cerca del terreno que Jacob le había dado a su hijo José. Cansado del largo camino bajo el sol, Jesús se sentó junto a un pozo mientras los discípulos habían ido al pueblo a comprar comida. Una mujer samaritana llegó al pozo a sacar agua.



JESUS: ¿Me darías un poco de agua?

MUJER: Tu eres judío y yo soy samaritana—como me pides a mi que te de agua para beber?

NARRADOR: Los judíos por lo general ni siquiera hablaban con los samaritanos, mucho menos pedir agua del mismo vaso.

JESUS: Si supieras lo que Dios puede dar, y conocieras al que te está pidiendo agua tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua que da vida.

MUJER: Señor, ni siquiera tienes con qué sacar agua, y el pozo es muy hondo; ¿de dónde, pues, vas a sacar esa agua que da vida? ¿Acaso eres tú superior a nuestro padre Jacob, que nos dejó este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y su ganado?

JESUS: Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed, pero el que beba del agua que yo le daré, no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna.

MUJER: Señor, dame de esa agua para que no vuelva a tener sed ni siga viniendo aquí a sacarla.

MUJER: Señor, me doy cuenta de que tú eres profeta. Pero, si me permites hacerte una pregunta: ¿Por qué insisten ustedes los judíos que Jerusalén es el único lugar a donde se debe adorar? Nuestros antepasados adoraron en este monte, pero vosotros decís que el lugar donde se debe dar culto está en Jerusalén.

JESUS: ¡Créeme, mujer, que se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adorareis al Padre. Vosotros adoráis a alguien que no conocéis; nosotros adoramos a uno que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero se acerca la hora en la que los verdaderos adoradores adoraran al Padre en espíritu y verdad, porque el Padre desea que lo adoren así. Dios es espíritu y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y verdad.

MUJER: Sé que el Mesías va a venir—¿sabes? Al que le llaman Cristo—y cuando él venga nos explicará todas las cosas.

JESUS:¡Yo soy el Mesías!

NARRADOR: Entonces la mujer dejó el cántaro de agua cerca del pozo y regresó a su pueblo y emocionada les habló a todos sobre Jesús. Pronto la gente comenzó a llegar del pueblo a verlo y le insistieron en que se quedara con ellos. Jesús permaneció allí dos días, y muchos más llegaron a creer por lo que él mismo decía. –Ya no creemos sólo por lo que tú dijiste –le decían a la mujer–; ahora lo hemos oído nosotros mismos, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo.


PETICIONES


Por todos los que sufren la sed de agua y el hambre de pan: para que por el amor y la solidaridad de todos puedan recobrar la esperanza y vivir con dignidad y sin angustia. Roguemos al Señor.

Pedimos por las personas que nunca rezan, por aquellas que se olvidan de que el Señor nos ama profundamente, por aquellas que dicen palabras feas sobre Dios, para que vean su luz y puedan abrir su corazón a las enseñanzas de Jesús. Roguemos al Señor.

Por la paz de todo el mundo, para que cesen las ambiciones, desaparezcan las injusticias y enemistades y brote por todas partes el amor y la paz. Roguemos al Señor.

Por nuestros gobernantes, los educadores, los científicos, los técnicos, y por todos los que colaboran en cambiar este mundo; para que el común esfuerzo de todos den como resultado una sociedad mejor, según el proyecto de Dios. Roguemos al Señor.

Por todas las naciones y sus habitantes: para que la paz de Cristo se extienda a toda la familia humana, y los gobernantes sepan subordinar los intereses particulares al bienestar de todos. Roguemos al Señor.

Por nosotros aquí reunidos en esta celebración eucarística, para que vivamos nuestro cristianismo con alegría, no sólo en nuestro corazón sino también en nuestros hogares y comunidad, roguemos al Señor 





domingo, 5 de marzo de 2017

JESÚS ES HOMBRE

I CUARESMA ciclo A 2017



Saludo del Sacerdote.


- Que el Señor - Jesús, triunfador de toda tentación, esté con todos nosotros .....


¿Pero tengo algo que mostrar al mundo?


¡Menuda pregunta! Todos tenemos algún don. Basta con mirar un poco la televisión y los programas que, en cualquier cadena, tratan de descubrir los talentos innatos o adquiridos de una persona que, hasta ese momento, es anónima. Incluso hay personas que se denominan "cazatalentos": están a la última y tienen un ojo especial para valorar lo que de original y novedoso (y atractivo) tiene el talento descubierto. Son verdaderos especialistas.


Tú no eres un bicho raro: también tienes talentos. Unos sabrán dibujar, otros tocar algún instrumento, a veces tenemos un don especial para relacionarnos con la gente de nuestro alrededor... ¿Y tú?


Pero hay talentos que, además, se nos dan a todos. Todos no podemos ser futbolistas mundiales, ni pintores de éxito, ni actores o actrices de Goya u Óscar... pero a todos Dios nos ha concedido dones que, tal vez, ni tan siquiera imaginaste.


CUARESMA: un tiempo para descubrir lo que Dios ha hecho en ti.


La Cuaresma siempre nos invita a parar un poco nuestra vida y a tratar de ver qué tenemos por dentro y cómo funcionamos. Dios, en nuestra vida y con nuestra vida, ha hecho y hace cosas grandes. Algunos, a eso que Dios hace en nosotros, lo llaman "don". La cuestión es que, la Cuaresma, es un tiempo especial y particular para tratar de descubrir esos dones que Dios nos da y nos concede, descubrir esa huella de Jesús impresa en ti.


Nuestro primer paso será animarte a entrar en ti para ir, poco a poco, descubriendo ese don que llevamos dentro. ¿Te atreves?


En esa tarea nuestra "brújula", nuestra guía, será siempre la Palabra de Dios de cada domingo, que te invitamos a reflexionar y releer desde la perspectiva del Don de Dios.


Este domingo la liturgia nos propone reflexionar sobre las tentaciones. Todos las experimentamos, y las vivimos con mayor o menor intensidad. Pero en este camino ni estamos solos ni estamos desamparados. Llevamos la huella de Jesús y en él vamos a encontrar el don de la fortaleza para superar las dudas que acechan nuestra existencia.


¿Te atreves?





Peticiones de perdón


Señor, desde el desierto de nuestras tentaciones elevamos nuestro corazón para que nos eches una mano.


Decimos todos: No nos dejes caer, Señor.


– En la tentación de la autosuficiencia…

– En la tentación de la vanagloria…
– En la tentación de tenerlo todo…
– En la tentación de consumir todo lo que nos ofrecen…
– En la tentación de creernos los únicos y los mejores…
– En la tentación de alimentarnos sólo de pan material…
– En la tentación de confiar sólo en nosotros y no en Ti…




Escuchamos la Palabra


Monición a la 1ª lectura:


En esta lectura que vamos a escuchar se afirma con claridad que el hombre no es autónomo, sino que procede de Dios y ha de vivir en constante relación con Él. La tentación está precisamente en querer romper esa relación, en querer vivir en sí y para sí, en total independencia.

La pregunta es cuándo el hombre es más humano, cuando pasea con Dios en el jardín o cuando se esconde de Dios, cuando se considera amigo de Dios o cuando juega a ser Dios. Escuchamos la respuesta.

Monición a la 2ªlectura.


San Pablo nos da una nueva clave de lectura, para que podamos entender el plan de Dios. La humanidad no está sometida a un designio de culpa, sino que Cristo abre una nueva página de la historia, de salvación y de gracia.


Monición al Evangelio:


Jesús fue tentado por el diablo o por quien sea. Quiere decir que la tentación no es pecado, sino que es condición humana. Y quiere decir que Jesús tiene la condición humana y que por tanto puede comprender del todo nuestras miserias.


Jesús superó la tentación. Es decir, Jesús no viene a quitar la tentación, sino a vencerla. No viene a quitar el sufrimiento, sino a transformarlo. No viene a quitar la cruz sino a echarse en ella. No viene a quitar la muerte, sino a vencerla.


Las tentaciones de Jesús son un esquema de las tentaciones del pueblo de Dios y de todo hombre que quiere independizarse de Dios y vivir para sí, como un dios.





Oración de los fieles


Pidamos al Señor, en este tiempo de gracia y misericordia, que acuda en ayuda de nuestra debilidad, y le presentamos nuestras necesidades.


Todos respondemos: ¡Oh Señor, escucha y ten piedad!


• Te presentamos, Señor, las necesidades de los pueblos castigados por el hambre y el subdesarrollo; que seamos capaces de compartir con ellos el pan de cada día. Oremos…


• Te presentamos, Señor, las necesidades de los países que sufren las consecuencias de la violencia y la guerra; que sepamos solucionar los conflictos por los caminos del diálogo. Oremos…


• Te presentamos, Señor, las necesidades de las regiones más olvidadas que sufren las consecuencias del paro y la marginación; que consigamos una mayor solidaridad. Oremos…


• Te presentamos, Señor, las necesidades de la Iglesia: sus divisiones, sus debilidades y sus pecados; para que viva esta Cuaresma en actitud de conversión constante. Oremos…


• Te presentamos, Señor, nuestras propias necesidades, nuestras faltas de esfuerzo y generosidad; ayúdanos a superarnos en todo, y que mutuamente nos ayudemos. Oremos…


Oremos: Ayúdanos, Señor, en todas nuestras necesidades, no nos dejes caer en la tentación y líbranos de todo mal. Por JNS…





GRACIAS, SEÑOR


Sin saber cómo ni por qué,


he dicho “no” a lo que me degrada.


Me prometieron ser más feliz lejos de ti


y, veo, que son más desdichados


los que de ti se apartaron.


Me señalaron que, con pan, vino y dulce


no tendría necesidad de más sustento


pero, con el tiempo, he aprendido


que, el dulce empalaga,


el vino embriaga


y el pan se endurece


Sólo Tú, Señor, conservas la frescura


eres algo siempre nuevo


y, en tu Eucaristía, permanentemente tierno.


¿Cómo voy a dejarte, Señor?


Ayúdame, Jesús, a combatir el buen combate


A defender mi fe y mi esperanza


A no esconder mi rostro


cuando el enemigo me pregunte


si yo tengo algo que ver contigo