miércoles, 25 de marzo de 2009

ASTRONÓMICO BARRIO

Asociación Las Estrellas
(Publicado en El Porche nº 9, Febrero 2009)

Éste es el Año Internacional de la Astronomía en Valdefierro: ya que no lo hace nadie, nos lo inventamos nosotros, pues en un barrio como el nuestro, en el que hay cuarenta y dos calles con nombres astronómicos, no podemos por menos que felicitarnos por ello y dar algo de nuestra propia cosecha.

Ha habido y hay diversas opiniones sobre el origen del nombre de nuestras calles, hemos investigado el tema y, después de diversas consultas, entre ellas a un veterano ex párroco de nuestra parroquia, se llega a la conclusión de que los nombres astronómicos fueron otorgados mayormente por los estudiantes universitarios del antiguo S.U.T., que venían al barrio a colaborar y a echar una mano en las parcelas y en la iglesia parroquial, sin que pueda negarse cualquier otra pequeña influencia en el tema. En cuanto al resto de los nombres no astronómicos, la conclusión es que fueron puestos por los propios vecinos. La cuestión ahora es que celebramos este Año Internacional sobre la Astronomía y que Valdefierro es un referente, con un amplio muestrario de nombres astronómicos que van desde las galaxias hasta los asteroides, y desde las nebulosas a los planetas.

Todo eso es un depósito cultural y contribuye además a definir nuestras señas de identidad como zona urbana dentro de Zaragoza. Apenas habrá profesional dedicado al transporte público que ignore hacia qué zona de la ciudad debe dirigirse cuando le decimos, por ejemplo, que nos lleve a la calle Marte. Y hasta es posible, como en tantas ocasiones ha ocurrido, que el profesional haga su comentario relativo a los curiosos nombres de nuestras calles.

Hay personas del barrio que, en consonancia con toda nuestra astronomía callejera, y ahora con la relevancia de este supuesto Año Internacional, ha propuesto que en el barrio debía montarse un pequeño observatorio astronómico en el antiguo depósito del agua, de propiedad municipal, ubicado en el recinto de Torre Pajaritos. Como alguien dijo, corren malos tiempos para la lírica, que traducido a la situación actual sería como decir “…corren malos tiempos económicos para hacer estas cosas”; pero también nosotros podemos decir que en otras cosas de menos cultura, menos necesidad y más cutres gastan nuestros políticos los dineros…

Nuestra imaginación vuela hacia la posibilidad del pequeño observatorio, hacia la formación en el barrio de un grupo de aficionados a la Astronomía, y hacia nuestros primeros vecinos que en horas de noche alumbraban sus trabajos de hacer sus parcelas con sus carbureros y el lejano resplandor de las estrellas. Y, si además, como alguien ha dicho, todos estamos hechos de polvo de estrellas, con esos antecedentes era lógico que nos saliera el más astronómico de todos los barrios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada