miércoles, 8 de abril de 2009

AÑO INTERNACIONAL DE VALDEFIERRO

Manuel Moreno, Pte. A.VV. Aldebarán
(Publicado en El Porche nº 9, Febrero 2009)

Nos parece justo que Valdefierro sea reconocido por todo el mundo mundial (que diría Manolito gafotas); sin embargo, estaríamos contentos si consiguiéramos dar a conocer nuestro barrio a los actuales vecinos.
Motivos tenemos para ser conocidos y reconocidos, valores como la amistad, cariño, afecto, voluntad, entrega, confianza, lealtad... y muchos más que podríamos seguir escribiendo, vinieron a este barrio con las personas que lo fundaron. Traían las maletas con lo justo, pero llenos de ilusiones y con un corazón enorme. Con todos esos ingredientes, aderezados con muchísimo trabajo, nació Valdefierro.
De la nada fue surgiendo… poco a poco, luchando contra dificultades, las normas… con un gran esfuerzo en equipo, fueron naciendo las casas, la iglesia, las calles, el colegio, el transporte… la asociación de cabezas de familia (ahora Asociación de vecinos Aldebarán); se siguió luchando por las mejoras básicas que no se tenían, todos unidos como una piña y, como la unión hace la fuerza, se fueron consiguiendo una tras otra. Por esos y otros muchos más motivos VALDEFIERRO nació unido como una solo voz, como una sola persona.
Desde la Asociación hemos tomado el testigo y continuamos solucionando las diferentes necesidades que no están cubiertas todavía; evidentemente han cambiado, pero ello no quiere decir que no sean importantes. En la actualidad somos una Asociación del siglo XXI, nos preocupamos por la inmigración, los malos tratos, las nuevas tecnologías, el medio ambiente, la cultura en sus diferentes facetas, poesía, música, bailes… sin olvidarnos de la escuela infantil, la reforma del centro cívico, la renovación de las tuberías, un instituto…
Sin embargo, una de las metas que tenemos es precisamente que los vecinos que han llegado, o están llegando, al barrio conozcan la historia del lugar donde viven, cómo de dos montes nació Valdefierro y cómo esos pioneros no tenían nada que envidiar a Fuenteovejuna; y que ese sabor a pueblo, que se decía antaño, no se pierda, el saludar a nuestro vecinos, el estar ahí “para lo que sea menester” y no vivamos encarcelados en nuestras propias viviendas sin conocer ni el entorno con todas sus posibilidades y, por supuesto, el mejor valor que tiene Valdefierro, el de sus gentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada