lunes, 30 de marzo de 2015

LA ALEGRÍA DEL SERVICIO

Misa Dominical 22 de Marzo de 2015. Quinto domingo de Cuaresma

Monición de entrada

Buenos días. En el quinto domingo de cuaresma ya se ve el final. El final de la cuaresma, que es la cruz. La cruz que da vida, la cruz que va a permitir que el árbol al que empezamos a quitarle hojas oscuras y suvcias al principio de la cuaresma, se llene de hojas verdes y de nueva vida.

Hoy vamos a reflexionar sobre el servicio, que a veces conlleva sacrificio. Para llegar a la vida hay que pasar por la cruz, para llegar a dar fruto, la semilla tiene que caer a la tierra y morir. Pero tenemos que recordar que con nuestra vida tenemos que marcar la diferencia. Nuestro servicio tiene que hacerse con alegría. Tenemos que estar alegres incluso en los momentos difíciles. Cada uno en su sitio, en el colegio, en casa, en el trabajo, en el barrio, tenemos que tratar de seguir el ejemplo de Jesús y renunciando a nuestro egoísmo, servir a nuestro prójimo, al que nos necesite, a la humanidad y a nuestro mundo.

También vamos a tener presente que hoy celebramos el día del seminario. Una de las maneras de servicio en la Iglesia es mediante el sacerdocio, la entrega a la iglesia. La iglesia necesita jóvenes que se comprometan con su mantenimiento, quizá introduciendo los cambios que los tiempos van demandando, pero con profunda actitud de servicio. Por supuesto que es necesario que todos vivamos este servicio de manera comunitaria, ayudándonos, corrigiéndonos, consolándonos y perdonándonos. Todos somos  necesarios y es bueno que haya variedad y diferencia para hacer más rica la Iglesia y más completo nuestro servicio al mundo.  

Pues vamos a empezar con alegría nuestra celebración empezando por ayudar a despejar el árbol de las pesadas y oscuras hojas que nos impiden ver la vida que esconde la cruz.

Tres voluntarios que se lleven

al individualismo, enemigo de nuestras comunidades,

al escaqueo, gran tentación que lastra nuestro servicio en la comunidad

y por último, la traición que a veces empaña nuestra fidelidad al seguimiento de Jesús en la comunidad.


Acto penitencial

A veces nuestro individualismo nos impide encontrar y repartir tu buena nueva a nuestros hermanos. Señor ten piedad.

Nos escaqueamos y no nos ponemos en actitud de servicio. Cristo ten piedad.

Por todas las ocasiones en que fallamos en la fidelidad al servicio que nos propones y traicionamos tu entrega. Señor ten piedad


Monición sobre las lecturas


En la primera lectura de hoy el Profeta Jeremías nos recuerda que Dios hace una promesa a la humanidad. Su ley estará en nuestros corazones. Para encontrar a Dios, solo ha que buscar en nuestro interior y allí lo encontraremos.

En  la segunda lectura vemos a un Jesús que sufre, que tiene miedo, pero que aun así decide seguir la voluntad de su Padre y entregarse en su vocación de servicio para dar a conocer el Reino de Dios

El Evangelio de hoy contiene uno de los mensajes más profundos de la reflexión de Jesús sobre el sufrimiento y el sacrificio necesarios para que El Reino de Dios se haga presente en nuestro mundo. Hay veces que hay que renunciar a uno mismo y pasar por momentos difíciles si queremos que nuestra vida sea fructífera.


Oración de los fieles

Respondemos todos: Ayúdanos Señor.

·            Ayúdanos, Señor, a morir a nuestro individualismo para dar muchos frutos de comunidad en Valdefierro. OREMOS…

·            Ayúdanos, Señor, a morir a nuestro escaqueo para dar muchos frutos de servicio. OREMOS…

·            Ayúdanos, Señor, a morir a nuestra traición para dar muchos frutos de fidelidad. OREMOS…

·            Ayúdanos, Señor, a morir a nuestro egoísmo para dar muchos frutos de generosidad. OREMOS

·            Ayúdanos, Señor, a morir a nuestra pereza para dar muchos frutos de responsabilidad. OREMOS…

·            Ayúdanos, Señor, a morir a nuestra violencia para dar muchos frutos de paz. OREMOS…

·            Ayúdanos, Señor, a morir a nuestra tristeza para dar muchos frutos de alegría. OREMOS…

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario