martes, 6 de mayo de 2014

RECONOCER A JESÚS EN NUESTRA VIDA


Eucaristía del domingo 4/05/2014. Tercer domingo de Pascua

Monición de Entrada
Buenos días: estamos celebrando la Pascua. Celebramos la vida, la nueva vida del resucitado, que nos cambia a todos los que queremos compartirla.
Uno de los elementos que solemos utilizar para expresar esta nueva vida que se nos da es el agua. Ya sabéis que en la Vigilia Pascual se bendice agua que después vamos a utilizar para los bautizos para bendecir…..









Pues iniciemos nuestra celebración con el rito del Agua. Pero hoy vamos a hacerla, como decían los dibujos, compartiendo.
Vamos a pasarnos los recipientes con el agua Bendita y cada uno coge un poco de agua, se persigna y la pasa al que tiene al lado. Tiene que llegar hasta el último. NO podemos quedarnos el agua sólo para nosotros. Y mientras cantamos..

Monición a las lecturas
La primera lectura de hoy, sacada del Libro de los Hechos de los Apóstoles recoge el primer discurso de Pedro dirigido a los habitantes de Jerusalén, sobre la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret y, sobre todo, habla Pedro de la misión de Jesús como Mesías, pues la esperanza mesiánica estaba muy arraigada entre el pueblo judío. A nosotros nos sirve de esperanza y de alegría por la resurrección del Señor.
En  la segunda lectura, la primera Carta del Apóstol Pedro nos recuerda que si nos decimos hijos de Dios es porque Jesús vino al mundo y se comprometió con nosotros hasta el final.
El Evangelio de Lucas narra el encuentro de Jesús Resucitado con los discípulos de Emaús. Es un episodio que nos quiere ayudar a abrir los ojos y reconocer a Jesús a lo largo de nuestro caminar. Ojalá sepamos reconocer al Señor Jesús enseguida, al partir el del amor y de la presencia de nuestros hermanos.

Oración de los fieles
Contestaremos: Que arda nuestro corazón en tu presencia, Señor
Por quienes presiden la Iglesia:
que salgan al encuentro de los que dejan la comunidad;
que muevan al seguimiento con su ejemplo;
que no apaguen el Espíritu, sino que lo aviven.
Roguemos al Señor: que arda nuestro corazón en tu presencia, Señor.

Por quienes trabajan en la misión:
que la eucaristía sea la fuente de su inspiración;
que  crezcan en la escucha de la Palabra;
que comulguen con el Espíritu de Cristo resucitado.
Roguemos al Señor: que arda nuestro corazón en tu presencia, Señor.

Por quienes dudan de la fe:
que el amor de la comunidad les ayude;
que escuchen al Espíritu de Jesús que llevan dentro;
que activen la confianza en el amor que Dios nos tiene.
Roguemos al Señor: que arda nuestro corazón en tu presencia, Señor.

Por quienes ejercen el servicio de la caridad:
que tengan un corazón semejante al de Jesús;
que vean a Jesús en los necesitados;
que se sientan solidarios de los hermanos más débiles.
Roguemos al Señor: que arda nuestro corazón en tu presencia, Señor.

Por quienes estamos concelebrando la eucaristía en Valdefirro:
que participemos activamente conforme al don recibido;
que  compartamos la Palabra de Dios;
que reconozcamos a Jesús en nuestro barrio.
Roguemos al Señor: que arda nuestro corazón en tu presencia, Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada