domingo, 27 de abril de 2014

RECIBID EL ESPÍRITU SANTO



EUCARISTÍA DEL DOMINGO 27-4-2014, 2º DOMINGO DE PASCUA

Monición Entrada
Os deseamos, la más cariñosa bienvenida a nuestra Eucaristía.
Hace 8 días que resucitó Jesús y los discípulos se vuelven a reunir. Y el Señor se aparece en medio de ellos y les da su alegría y su paz. Hoy sobre todo destaca esta gran vela encendida, que se llama “CIRIO PASCUAL”. Se encendió en la vigilia pascual. Este signo nos recuerda que la resurrección de Jesús es actual, que no sólo la recordamos sino que verdaderamente sucede hoy y aquí. Nosotros a veces dudamos, como Tomás, pero hoy el Señor Resucitado nos pide que estemos alegres.
La celebración de cada domingo debería ser para nosotros el momento privilegiado para vivir la presencia de Jesús en medio de la comunidad reunida, como fuente de Alegría. Debería ser también el momento de acoger lo que él ofrece a su familia: «Paz a vosotros... Recibid el Espíritu Santo.» Con estos regalos, nos da también una misión: «Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
La convicción de que Jesús vive entre nosotros crea comunidades como la que nos irá describiendo el libro de Hechos. Con un proyecto de vida muy claro de fraternidad y reconciliación, de escucha de la palabra de Dios, de oración, de solidaridad hacia dentro y para con los pobres y excluidos de cualquier parte. Viviendo así, la comunidad da testimonio de que es posible un mundo al estilo de Jesús.
A todo ello hay que añadir el agradecimiento y la gratuidad. Pertenecemos a la comunidad creyente porque la misericordia de Dios, que es eterna, ha llegado hasta nosotros. Jesús resucitado es el mayor signo de ello. ¡Demos gracias a Dios!

ASPERSIÓN.
El agua es símbolo fundamental de lo que el Bautismo hizo en nosotros: el agua limpia; el agua da vida; el agua refresca y reanima; el agua calma la sed.
Mira, Señor, a tu pueblo reunido, y que al recibir esta agua sobre nuestras cabezas recordando nuestro Bautismo recibamos, por tu gracia, el gozo de tu presencia pascual.

Monición a las lecturas.
Al escuchar la primera lectura, deberíamos fijarnos cómo a los primeros creyentes, Jesús resucitado les movilizó, les puso en marcha hacia la misión evangelizadora.
San Pedro, en la segunda lectura, nos recuerda que la fe en Jesús resucitado debe despertar en nosotros una esperanza nueva.
El evangelio de hoy muestra en su inicio una etapa magnífica de lo que estamos haciendo hoy aquí: Jesús se pone en medio; nos transmite la paz; los discípulos se llenan de alegría al verle; y junto a la paz dada de nuevo, nos envía, y nos hace ser transmisores de un mensaje de reconciliación.
Escuchémoslo con atención.

PETICIONES
1. Para que el Señor nos ayude a verle con los ojos de la fe y del amor. Roguemos al Señor.
2. Para que la Iglesia, el Papa, nuestros obispos y sacerdotes, religiosos, misioneros, catequistas, seglares y todos nosotros, comuniquemos la alegría del Señor resucitado. Roguemos al Señor.
3. Para que los que han recibido el bautismo y la confirmación en estos días, o los van a recibir, y también sus familias, se comprometan a ser buenos cristianos en nuestra sociedad. Roguemos al Señor.
4. Para que el Señor Jesús nos acompañe en este último trimestre del curso y lo vivamos muy alegres. Roguemos al Señor.
5. Por los niños de nuestra parroquia, especialmente por los que estamos a punto de hacer la Primera Comunión, por los catequistas, por nuestros papás y mamás, para que aprendamos a confiar en el Señor, ya que con su ayuda, conseguiremos construir día a día un mundo un poquito mejor. Roguemos al Señor.
6. Por el Papa Francisco, que en este domingo eleva a los altares a dos “grandes” de la historia de la Iglesia, Juan XXIII y Juan Pablo II. Gran ocasión por una Iglesia que espera la santidad de todos sus miembros. Roguemos al Señor.

CREDO DE LA RESURRECCIÓN
Porque Cristo Resucitó y es el Hijo,
creemos en el Padre y en los hermanos.
Porque Cristo Resucitó y es la Vida,
creemos en la vida y no en la muerte.
Porque Cristo Resucitó y es la Luz,
creemos en la luz y en la belleza.
Porque Cristo Resucitó y es la Verdad,
creemos en la verdad y no en la mentira.
Porque Cristo Resucitó y es Palabra,
creemos en el diálogo y no en el monólogo.
Porque Cristo Resucitó y está en el Camino.
creemos en el futuro y no en el miedo.
Porque Cristo Resucitó y está en la Mesa,
creemos en la amistad y no en el rechazo.
Porque Cristo Resucitó y está en el Pan,
creemos en la siembra y no en el hambre.
Porque Cristo Resucitó y está en los Pobres,
creemos en la justicia y no en la opresión.
Porque Cristo Resucitó y está en la Comunidad,
creemos en la unidad y no en la división.
Porque Cristo Resucitó y es la Paz,
creemos en la paz y no en la guerra.
Porque Cristo Resucitó y está llagado,
creemos en el amor y no en el odio.

ORACIÓN FINAL
Porque Cristo ha Resucitado,
creemos en la vida para siempre.
Creemos en Cristo Resucitado, vida del mundo.
Creemos que la persona humana es
un proyecto en marcha hacia Dios.
Creemos que el mundo entero está en marcha,
y no lo detendrá nada ni nadie.
Creemos que nosotros podemos
hacer una sociedad más justa y mejor;
una sociedad sin clases,
donde todos seamos hermanos.
Una sociedad en la que exista
una sóla ley : el amor.
Porque Cristo ha Resucitado
creemos que es posible una sociedad nueva
y la vamos a construir entre todos.
Te pedimos que nos ayudes.
Te lo pedimos por Jesucristo
Nuestro Señor.  Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada