lunes, 31 de marzo de 2014

MIRA CON LOS CRISTALES DE LA FE

IV DOMINGO DE CUARESMA. 29-3-2014.

 

Monición de entrada.


Seguimos avanzando en la cuaresma. Seguimos descubriendo las heridas que dañan nuestro corazón, para poder sanarlas. Hoy hablaremos de dos heridas de nuestra sociedad y de nosotros mismos.
La primera es de los prejuicios. De cuando etiquetamos a las personas solo con ver su cara, su cuerpo o el color de su piel. Sin razón alguna, éste me cae bien y éste otro me cae mal. Y además, sabiendo, como lo sabemos, que toda persona tiene siempre muchas cosas positivas. ¿Por qué sólo buscamos lo negativo? ¿Por qué nuestro primer pensamiento es ir a la defensiva o al ataque, sin antes intentar conocer a la gente?
Hay una segunda herida en nuestros corazones que va enlazada con la anterior: la violencia. Surge en nosotros la violencia cuando no se hacen las cosas como nos gustan, cuando queremos imponer nuestras ideas, cuando queremos sentir el poder de ser superior al otro.
Hoy vamos a tapar un hueco más de ese corazón lleno de heridas que tenemos al pie del retablo. Hoy vamos a mirar a los demás con unos cristales nuevos, los de la fe, como el ciego de nacimiento del evangelio, que vio por primera vez con ojos de fe después de ser curado por Jesús. 

 

Peticiones de perdón.

- Te pedimos perdón, señor, porque nos dejamos llevar por las primeras impresiones cuando vemos a la gente. Señor, ten piedad.
- Te pedimos también perdón porque cuando nos llevan la contraria, nuestra primera reacción es la violencia. Cristo, ten piedad.
- Te pedimos perdón, señor, por los momentos en que nos olvidamos de ti, y dejamos de ver las cosas con mirada de fe. Señor, ten piedad.
Moniciones a las lecturas.-
En la primera lectura, Dios manda a Samuel que elija al nuevo rey de Israel. Pero tiene buen cuidado de avisarle que no se fíe de las apariencias, sino que se fije en su corazón.
En la carta a los efesios, San Pablo nos recomienda caminar con justicia, bondad y verdad. Seremos así verdadera luz para nuestra mirada y la de los demás.
El Evangelio de San Juan trata de los prejuicios que se tenían sobre los ciegos en la antigüedad, a los cuales se achacaba su deficiencia como castigo por un pecado cometido por sus padres. La curación del ciego lleva la contraria a los fariseos, que reaccionan con violencia. 

 

Homilía.- Mesa redonda. 7 preguntas de la gente a nuestros curas (cualquiera de los dos).

1.- (Un señor mayor). Hay un refrán que dice: “Piensa mal y acertarás”. Y dice la gente que la mayoría de las veces se cumple. Danos alguna razón por la que tengamos que hacer lo contrario: pensar bien para acertar.
2.- (Un niño). ¿Por qué no podemos devolver una patada a un niño que nos ha hecho la zancadilla, si es lo que se merece?
3.- (Una mujer mayor). ¿Merece la pena acoger a alguien que no conoces, y que después nos salga rana y nos devuelva mal por bien?
4.- (Una madre con hijos pequeños). Si a mi hijo le digo: “si alguien te pega, tú defiéndete”, ¿le estoy educando bien, o le tengo que decir que ponga la otra mejilla?
5.- (Una persona joven). Un hijo y un padre se enfadan y llevan 15 años sin hablarse. Uno tiene intención de por lo menos hablarlo, pero el otro no lo quiere ni ver. ¿Qué solución propondríais?
6.- (Una niña). Una amiga se ha chivado a la profesora de una cosa que yo no he hecho, y ahora no quiero jugar con ella. Ella se lo ha buscado, yo no estoy haciendo nada malo, es ella la que lo ha hecho antes…
7.- (Lorenzo) ¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros para disminuir la violencia a nuestro alrededor, y para creer más en las personas? 

 

Peticiones.

- Para que la iglesia sea la luz que nos ilumine en nuestras miradas amorosas hacia los demás, Te lo pedimos, Señor.
- Por los niños del mundo, para que crezcan sin malicia, sin violencia, sin prejuicios y sin ansias vengativas, Te lo pedimos, Señor.
- Para que a todos los aquí presentes nos llegue en esta Cuaresma un poquito del amor de Dios que cure las heridas de nuestro corazón, Te lo pedimos, Señor.
- Por los ciegos y las personas que tienen problemas de visión, para que sepan andar por este mundo dando su parte de luz, Te lo pedimos, Señor.
- Para aprendamos a cambiar resentimientos por agradecimientos, recelos por confianza, y castigos por recomendaciones, Te lo pedimos, Señor.
- Para que no hagamos caso a las apariencias y que veamos el espejo del alma antes que la cara, Te lo pedimos, Señor. 

 

Padrenuestro.

Cantado (los sonidos del silencio).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada