domingo, 23 de febrero de 2014

CREEMOS EN EL PERDON



Eucaristía del domingo 23 de febrero de 2014

Monición de entrada


Buenos días.


Como cada semana, el domingo nos reunimos en nuestra parroquia de Valdefierro para celebrar juntos nuestra vida. Hoy Jesús nos pide algo muy difícil, que no solo queramos a aquellos que nos quieren, que no es demasiado difícil. Nos pide que queramos a aquellos que no nos caen bien, con los que nos llevamos mal, a los que nos han hecho alguna faena. Solo así podremos querer como Jesús nos quiere. Pues sí, esto es muy difícil y tiene que empezar por que perdonemos de verdad a aquellos que nos han hecho daño y que pidamos perdón a los que nosotros hemos hecho algo malo. Solamente así podremos construir el Reino de Dios.

Acto penitencial


Por todas las veces que decimos que perdonamos pero no olvidamos. Señor Ten piedad


Muchas veces no buscamos el bien de aquellos que nos han hecho daño. Cristo Ten Piedad


Porque no nos esforzamos en tratar de devolver bien por mal. Señor Ten Piedad.


Monición sobre las lecturas


En esta primera lectura, Dios envía a Moisés para comunicar a su pueblo que, para ser santos y vivir como Él, tienen que amar al prójimo y deben dejar a un lado el rencor, el odio y la venganza.


En la segunda lectura, San Pablo nos muestra como todos los cristianos formamos el templo de Dios y cómo el Espíritu de Dios está en cada uno de nosotros. Dios nos lo da todo, pero todos somos de Dios.


El Evangelio de hoy nos recuerda que no solo tenemos que llevarnos bien con aquellos que son nuestros amigos o los que nos quieren. Tenemos que preocuparnos por aquellos que nos hacen daño de manera deliberada, buscar el bien de aquellos que nos han ofendido. Hay que devolver amor cuando recibamos odio o desprecio y solo así empezaremos a compartir el auténtico amor que Jesús nos enseñó. 



Oración de los fieles


Por todos nosotros, vecinos de Valdefierro, para que sepamos perdonar a los que nos hacen daño y busquemos el bien de aquellos con los que no nos llevamos bien. Roguemos al Señor.


Por todos los padres y educadores, que traten de enseñar a los niños desde el primer momento que a la violencia no se puede responder con violencia sino con perdón. Roguemos al Señor.


Por todos los que ocupan cargos de responsabilidad en el mundo, para que traten de evitar medidas políticas que engendren violencia o que favorezcan sentimientos de rencor o venganza. Roguemos al Señor.


Por todos los pueblos que sufren y que se encuentran esclavizados por la injusta economía mundial. Que encuentren caminos para conseguir la justicia por medio de medidas no violentas, basadas en el respeto y en el perdón. Roguemos al Señor. Por la Iglesia, que viva y sepa transmitir el mensaje de amor sin condiciones que Jesús nos enseño, para evitar que sigamos aplicando la ley del ojo por ojo. Roguemos al Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada