miércoles, 13 de mayo de 2009

UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE

A.VV. Aldebarán
(Publicado en El Porche nº 10, Mayo 2009)

Desde hace tiempo se viene hablando en diferentes medios de comunicación, del problema del cambio climático en el planeta; ahora el tema principal es el de la crisis. Al final, unos temas van eclipsando a otros, pero todos son importantes, ojalá que el continuo reflejo en la prensa de estos alarmantes asuntos consiguiera que este planeta llamado Tierra, con la preocupación y ocupación de todos los habitantes, siguiera siendo ese bello Planeta Azul, que poco a poco se va tornando un poco gris.
Deberíamos de reflexionar y pensar cada uno en conciencia, como inquilinos de esta preciosa casa prestada a la que no le procuramos todo aquello que merece, como es el cuidado, respeto y mantenimiento de la misma; no sólo deberíamos de conservarla, mimarla como un hermoso y preciado regalo de un ser divino que nos ofrece todo lo que en ella coexiste con el ser humano –calificativo que podemos considerar en ocasiones demasiado generoso, más que nada por el resultado de algunas de nuestras obras en general, como lamentablemente pueden ser las guerras.
Colaborar en lo posible mejorando nuestro pequeño mundo es lo que todos y cada uno de nosotros deberíamos hacer, contribuyendo con aquello que está en nuestras manos y que sólo con un pequeño gesto ayudaría en mucho a mejorar este nuestro hogar temporal. El simple gesto de respetar todo lo que tenemos a nuestro alrededor serviría como una señal importante para que aquellos que trabajan por un bien común intentando transformar el hábitat que les rodea sigan haciéndolo con interés e ilusión.
Hay que dar las gracias a todos esos ciudadanos que afortunadamente se preocupan de la mejora de su entorno, implicándose con interés, por ejemplo, en el ahorro de agua, o evitando que su mascota ensucie las calles de nuestro barrio, que reciclan los envases de vidrio, plástico, etc., que depositan la basura en el horario que hay establecido, que colaboran cuidando, respetando y a la vez disfrutando de las zonas verdes.
Tomemos ejemplo de ellos, instruyéndonos en el respeto, en querer y cuidar a todos los que son nuestros compañeros de viaje en esta apasionante aventura de la vida: plantas, animales, “seres vivos” que no sólo comparten nuestro espacio, sino que con su generosidad nos regalan lo mejor de ellos, sin pedirnos nada a cambio, haciendo mucho más agradable y bello el entorno; y lo más importante: sin ellos, difícilmente podríamos sobrevivir.
Existen muchos colectivos que se preocupan y luchan por mejorar este planeta, seguramente jamás ha habido tanta gente trabajando para intentar transformar esta sociedad, cada uno en la medida de lo posible. Por supuesto, no olvidemos a esa gente admirable y extraordinaria que con sus hechos han dejado una gran huella, personas sencillas que dedicaron su vida a los demás. Todos conocemos a algunas de ellas que jamás persiguieron protagonismo alguno, en su lugar entregaron lo mejor de ellas, su corazón rebosante de amor, bondad y misericordia para conseguir un mundo mejor.

"No me resigno a que, cuando yo muera, siga el mundo como si yo no hubiera vivido" (Pedro Arrupe).

Construir un mundo mejor es tarea de todos, al fin y al cabo es (aunque prestado) nuestro mundo, y seguro que un mundo mejor todavía es posible; el nuestro es Valdefierro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada