viernes, 18 de noviembre de 2016

SOMOS UNA GRAN FAMILIA CONTIGO


Misa Dominical 13 de Noviembre de 2016. Día de la Iglesia Diocesana. Parroquia Nuestra Señora de Lourdes. Valdefierro.



Monición de entrada.



Buenos días y bienvenidos a nuestra fiesta semanal. Hoy terminamos el Año de la Misericordia, recordando el lema que propusimos al inicio. Quizá podemos aprovechar hoy algún momento de nuestra reflexión personal para hacer un poco de examen de conciencia y ver hasta qué punto hemos interiorizado la propuesta de la Misericordia de Dios en nuestra vida.


Y para hoy la Iglesia nos propone que nos miremos un poco el ombligo. Que nos acordemos de nuestra Iglesia, la Iglesia Diocesana. Gracias a nuestra Iglesia y a pesar de sus fallos, hemos tenido la oportunidad de conocer a Jesús y seguir su camino en comunidad. Y también gracias a la Iglesia Diocesana, que somos todos, Jesús tiene presencia en nuestro mundo. Con la palabra, denunciando los antivalores de nuestra sociedad neoliberal consumista y conformista en la que el capital está por encima de las personas. También con palabras de esperanza ante una realidad que inspira un pesimismo social extremo. Y hacemos presenta a Jesús también con nuestras obras, que se manifiestan en nuestra pastoral social: consuelo, techo y comida a los marginados, a los desplazados, a los inmigrantes, a los parados, a las familias desechas, a los enfermos…Y no solo en nuestro entorno, también mas allá de las fronteras, con nuestros misioneros y nuestros proyectos como el hermanamiento con Nicaragua o las becas de Perú.


Pero para que nuestra Iglesia realmente llegue a cumplir todos estos cometidos es necesario que sea una Iglesia viva, en la que colaboremos todos, cada uno según sus posibilidades y sus habilidades. Que allá donde estemos en nuestro día a día, allá también esté visible. Así el lema de este año nos invita a participar: SOMOS UNA GRAN FAMILIA CONTIGO. Es necesaria una Iglesia coherente, valiente, decidida y que salga de los templos, como dice nuestro Papa. Para eso es necesario que tengamos a Jesús en el centro de nuestra Iglesia, y que nuestra respuesta a la injusticia no esté marcada por el odio, sino por el amor y que nuestro compromiso social no sea meramente ideológico y activista, como cualquier ONG, sino un compromiso basado en la misericordia, en el amor y en la calidez del encuentro fraternal, según el ejemplo de Jesús


Quizá el evangelio de hoy, en el que Jesús nos dice “Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre, diciendo: "Yo soy"”, nos puede servir para estar alerta y no desviarnos de nuestro camino (Jesús) a pesar de todos los mensajes y noticias desalentadoras que llegan a nuestros oídos sobre nuestro mundo y nuestra Iglesia. 





Acto penitencial



Por todas las veces en las que echamos la culpa a los demás cuando vemos que nuestra Iglesia falla o no es fiel al mensaje de Jesús y a los pobres y no somos capaces de ver que nosotros somos corresponsables. Perdón Señor


Porque nos dejamos llevar del ambiente pesimista de la sociedad y no sabemos dar al mundo razón de nuestra esperanza, basada en la presencia del Reino de Dios entre nosotros. Perdón Señor


Por nuestra falta de compromiso personal y como parroquia ante la realidad de injusticia, de soledad, de pobreza y de necesidad. Perdón Señor



Monición a las lecturas.



Las lecturas de hoy nos hablan de situaciones finales, de juicios y de castigos, de destrucción y caos. Pudiera parecer difícil en nuestro mundo entender estas lecturas, sin embargo la realidad se impone y muchas veces la percepción que hay de nuestro mundo es de un mundo agonizante y sin futuro. Por lo tanto son lecturas que pueden encontrar eco en la realidad. Pero lo más importante de las lecturas se señala en el evangelio. Jesús nos dice que no debemos dejarnos engañar, porque ante la situación de crisis vendrán falsos profetas que nos asegurarán la paz y la felicidad por caminos distintos a los que nos propuso Él. Al final del evangelio se nos da la clave: que si perseveramos en nuestra fe, no tendremos que preocuparnos. Esta perseverancia nos exige nuestro compromiso con nuestra Iglesia.



Oración de los fieles.



Por el Papa Francisco y por todos los fieles de la Iglesia, consagrados, misioneros y laicos, para que al llegar al Jubileo de la Misericordia, todos seamos más misericordiosos y fraternos. Roguemos al Señor


Por la Iglesia Diocesana presidida por nuestro Obispo Vicente. Para que cuente siempre con el apoyo de todos nosotros en la construcción del Reino de Dios. Todos somos Iglesia. Roguemos al Señor.


Por nuestra parroquia de Valdefierro, nuestro sacerdote, los catequistas, los voluntarios de Cáritas, nuestras monjas, los del grupo de hermanamiento, los grupos de biblia, los grupos de matrimonios, los de la pastoral de enfermos, los jóvenes, etc. Por todos los que trabajan dentro de la Iglesia sin recompensa alguna. Para que el Espíritu Santo les fortalezca y les anime a seguir adelante. Roguemos al Señor.


Por los que estamos aquí reunidos. Para que nos sintamos de verdad miembros de la Iglesia y que cada uno dentro de sus posibilidades, se sienta comprometido con ella para realmente sea presencia de Jesús en el mundo. Roguemos al Señor.


Por los niños y jóvenes que están formándose en nuestras parroquias, que sepan encontrar en la Iglesia el mensaje de Jesús y no les despiste el envoltorio en el que muchas veces lo hemos metido. Roguemos al Señor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada