domingo, 28 de diciembre de 2014

SOMOS FAMILIA CON JESÚS

Eucaristía del 28 de diciembre de 2014. Festividad de la Sagrada Familia
MONICION DE ENTRADA
Buenos días. Nada más celebrar la navidad, hoy celebramos la Festividad de la Sagrada Familia. Jesús cuando nació, lo hizo, como todo el mundo,  en el seno de una familia y allí creció y allí conoció el amor. El amor que sus padres se tenían y el amor que le tenían a él. La única manera de conocer el amor es siendo querido. Y si Jesús pudo hablar del amor de Dios es porque desde pequeño, vivió rodeado de ese amor que vio en José y María.
Posiblemente esa experiencia de amor le sirvió para experimentar después que el Amor no puede quedarse reducido a la familia natural y nos llegó a decir que su madre y sus hermanos eran los que cumplían la voluntad de su Padre.
Nosotros, los cristianos, tratamos de seguir el ejemplo de Jesús. Creemos y queremos expresar en nuestras familias no solo el amor humano, sino el amor que Jesús nos enseñó, el amor de Dios que puede cambiar la realidad, que puede hacer  posible el Reino de Dios entre nosotros. El amor que experimentamos en nuestras familias, lo ampliamos a la familia de la Iglesia y a la gran familia que es la humanidad, de forma que todos los hombres y mujeres nos sentimos hermanos y tenemos que vivir los valores de la familia en medio del mundo donde nos toca vivir. En nuestro barrio, en nuestro trabajo, en nuestra parroquia, en nuestro colegio…
Celebremos hoy, junto a todas las familias de Valdefierro, la alegría de tener una familia y tratemos de reflejar en nuestras familias el amor que nos enseñó Jesús.
ACTO PENITENCIAL
A veces el egoísmo nos aleja del amor en nuestras familias. Señor ten piedad
No siempre abrimos nuestras familias a las necesidades de los que nos rodean. Cristo Ten Piedad
Nos cuesta pedir perdón y perdonar en nuestras familias. Señor ten piedad.

MONICIONES A LAS LECTURAS
En las lecturas de hoy escucharemos consejos que se han ido elaborando y asumiendo a lo largo de la historia por el pueblo de Israel y después por las primeras comunidades cristianas. En estos consejos, impregnados por los valores culturales de entonces y claramente desfasados respecto a nuestro momento histórico, especialmente en lo que respecta al papel de la mujer que tiene que ser de plena igualdad con el hombre,  se refleja el valor que se da a la familia desde hace siglos y que tratan de mejorar la convivencia familiar para hacerlas cada día más ricas en amor.
En el Evangelio escuchamos el relato de la pérdida de Jesús en el Templo. En él se relata un momento importante en la familia de Jesús, cuando empieza a tener inquietudes de adulto, y le vemos acompañado y arropado por sus padres, como muestra de su amor incondicional aun sin entender bien lo que ocurre y con el miedo lógico de los padres que quieren proteger a sus hijos.

CREDO DE LAS FAMILIAS
Creemos en el Padre, el Hijo y el Espíritu,
Comunidad y hogar de amor 
que ha puesto en nuestros corazones el Amor
y nos invita a celebrarlo como una sola familia.

Creemos en la Vida
y queremos acogerla en nuestras casas con cariño,
alimentarla, defenderla y cuidarla
en nuestros ancianos y en los niños.

Creemos en la Familia
y apostamos, sin reservas, por la puesta en común
del pan, el gozo, el corazón, la casa,
la fe, la vida, el trabajo, la libertad, la lucha,
y las manos abiertas, para hacer un corro de amistad,
capaz de compartir, dar cabida y acoger a otras personas,
porque el acaparar y disfrutar en solitario no es cristiano.

Creemos en el Amor, el Perdón, el Beso, la Caricia.
Creemos en los ojos que se miran limpiamente.
Creemos en el diálogo que sugiere y escucha
y en la fidelidad que construye el nosotros cada día.

Creemos en Jesús
que bendice nuestro amor
y nos llena de esperanza
para seguir construyendo nuestra Familia
y la gran Familia humana.

ORACIÓN DE LOS FIELES
1.- Por la Iglesia universal, para que se muestre ante el mundo como auténtica familia de hijos de Dios, que manifiesta el amor a todos los hombres y esté preocupada por todo lo que acontece a cada familia. ROGUEMOS AL SEÑOR.
2.- Por todas las familias de nuestra comunidad parroquial y de Valdefierro, por las que atraviesan momentos de dificultad, sea por la enfermedad, el paro, la falta de recursos: para que todas ellas puedan vivir con dignidad, haznos solidarios, Señor. ROGUEMOS AL SEÑOR.
3.- Por todas aquellas familias que conocemos que se han deshecho como consecuencia los problemas que van surgiendo en la vida. Para que sus miembros sigan sintiendo el amor de Dios y encuentren en nosotros todo su apoyo. ROGUEMOS AL SEÑOR.
4.-Por los jóvenes que se preparan para el matrimonio o para vivir en pareja, para que funden su amor desde el respeto mutuo, la comunicación, la tolerancia. ROGUEMOS AL SEÑOR.
5.- Por los gobernantes de las naciones, para que en sus leyes y actuaciones, fomenten y apoyen la ayuda a todas las familias por igual, y hagamos entre todos una sociedad más solidaria. ROGUEMOS AL SEÑOR.
6.- Por nuestra Comunidad Parroquial y por las Comunidades Religiosas, para que vivamos como auténticas familias, donde seamos capaces de perdonar, de aceptarnos, de servir, de ayudarnos unos de otros. ROGUEMOS AL SEÑOR.
7.- Para que no nos instalemos en la comodidad de querer a los que nos quieren y en egoísmo de pensar solamente en nuestros familiares. Que sepamos vivir los valores familiares con todo aquel que necesita de nosotros. ROGUEMOS AL SEÑOR.

RENOVACIÓN DE PROMESAS MATRIMONIALES
Monición: El matrimonio es la base de nuestras familias. Es un sacramento que cada día hay que renovar con ilusión, con esperanza, con mucha comprensión y con la ayuda del amor de Jesús. Hoy, día de la Sagrada Familia, en un pequeño gesto que nos recuerde nuestro compromiso, invitamos a los esposos presentes que deseen renovar sus promesas matrimoniales, a tomarse de la mano y responder a las preguntas que voy a dirigirles:
Queridos esposos:
Dios fuente de amor, se ha hecho presente vosotros. Por el sacramento del matrimonio os confirió la gracia de amaros mutuamente en Cristo y entregaros incondicionalmente el uno al otro. A Él queremos pedirle hoy que renueve en vuestros corazones, la gracia que un día os concedió ante el altar. Os invito a renovar el compromiso de amor que os unió en el sacramento del matrimonio.
-¿Estáis dispuestos a continuar amándoos y respetándoos mutuamente durante toda la vida?
R/. Sí, estamos dispuestos.
- ¿Estáis dispuestos a continuar educando, con un amor responsable y generoso a los hijos que Dios os ha concedido y a enseñarles el Evangelio de Jesús?
R/. Sí, estamos dispuestos.
BENDICIÓN SOBRE LOS ESPOSOS
Padre santo, autor del universo, que creaste al hombre y la mujer para que, siendo los dos un solo corazón y una sola carne sean imagen tuya, y realicen su misión en el mundo.
Descienda sobre estos matrimonios tu abundante bendición.
Que a lo largo de su vida común, santificada por el sacramento, se comuniquen los dones de tu amor, y que siendo el uno para el otro signo de tu presencia, sean en verdad un solo corazón y un solo espíritu.
Que en la alegría te alaben, Señor, y en la tristeza te busquen; en el trabajo encuentren el gozo de tu ayuda y en la necesidad sientan cercano tu consuelo; que participen en la oración de tu Iglesia, y den testimonio de ti entre los hombres; y después de una feliz ancianidad vivan dichosos para siempre junto a ti, Señor.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

ACCIÓN DE GRACIAS
Te damos gracias, Señor por la luz de la vida, del amor y de la fe que tú mismo nos has regalado. Mantén encendida en nosotros esta llama de vida, para que desde nuestro amor mutuo sepamos compartir y transmitir estos mismos dones a los demás.
Te damos gracias, Señor, por nuestros Hijos. Gracias por la originalidad de cada uno de ellos, por su riqueza, su personalidad y su diferencia. Te pedimos que mires su pequeñez y su inocencia y que los cuides con amor.
Gracias por tu ayuda, sobre todo en las horas bajas, en los momentos de cansancio y conflicto, cuando todo se vuelve oscuro, pero tú sigues estando ahí como luz y aliento de vida. Gracias, Padre siempre bueno

domingo, 21 de diciembre de 2014

ALÉGRENSE... PREOCÚPENSE...


EUCARISTÍA DEL 21/12/2014. CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO
MONICIÓN DE ENTRADA
¡Estad alegres! ¡Estad alegres! Dios no se fijó en nadie importante para realizar su sueño en la tierra. María, mujer pobre, excluida en su tiempo por su condición de mujer; María, que ni siquiera estaba casada, iba a tener un hijo que traería la salvación. María fue la elegida por Dios para hacerse Él mismo presente entre nosotros.
¡Estad alegres! Hoy, Dios se sigue encarnando de nuevo en los sencillos, en los hombres y mujeres de bien, en los niños, en los pobres, en los excluidos. Dios confía su misión a los pequeños, se fía de ellos. ¡No tengáis miedo! Porque Él está con nosotros, porque nos da su fuerza y acompaña en cada momento. Ojalá, que como María, aún sin entender, nos pongamos en sus manos.  Ojalá, que como María, estemos dispuestos a decir “hágase en mi según tu Palabra” “Que sea lo que tú quieres, Señor”.
PERDÓN
1.- Porque nos cuesta ser valientes y dar la cara. Porque en muchas ocasiones decimos cosas bonitas que luego no ponemos en práctica. Señor, ten piedad.
2.- Por las veces que no acogemos a los demás. Porque cerramos nuestro corazón y volvemos la espalda a quienes nos necesitan. Cristo, ten piedad.
3.- Porque no siempre te reconocemos en nuestra vida. Porque no nos dejamos amar y cuidar por ti. Señor, ten piedad.
SALMO
HOMILÍA
¡ALÉGRATE MARÍA!
Tú vas a ser la portadora de una nueva y gran noticia. De ti nacerá quien devuelva la esperanza, la ilusión y las ganas de vivir, a los que lo están pasando mal, a los pobres, a los excluidos, a los que desean la paz y la justicia. ¡Alégrate, María!
¡PREOCÚPENSE LOS PODEROSOS, LOS QUE DOMINAN, LOS QUE SOMETEN!
Preocúpense porque en el Reino de Dios no hay sitio para sus aires de grandeza ni de poder.
¡ALÉGRENSE LOS QUE CREEN EN LA UTOPÍA!
Alégrense los que trabajan por la paz, los misioneros, los voluntarios, los que dan su tiempo sin pedir nada a cambio. Alégrense los que denuncian y no se callan, los valientes. Alégrense porque pueden dar la vuelta a este mundo injusto.
¡PREOCÚPENSE LOS ACOMODADOS, LOS EGOÍSTAS, LOS INDIFERENTES!
Preocúpense porque nada de lo que acumulan les dará felicidad; porque todo un día se desvanecerá; porque se pierden la única riqueza que siempre permanecerá, la única que merece la pena: el amor y la generosidad.
¡ALÉGRENSE LOS SENCILLOS, LOS POBRES, LOS EXCLUÍDOS!
Alégrense porque Dios renace en ellos, porque son sus favoritos. Alégrense los niños, los ancianos, los enfermos; alégrense porque de la debilidad nace el amor más grande, más limpio. Porque son capaces de acoger a Dios, de dejarse amar por Él.
¡PREOCÚPENSE LOS VIOLENTOS, LOS MALTRATADORES, LOS MENTIROSOS!
Preocúpense porque destruyen su propia vida, porque se engañan a sí mismos. Preocúpense porque las guerras y cualquier forma de maltrato no solucionan ningún problema. Preocúpense porque de esa manera nunca conseguirán nada.
¡ALÉGRENSE LOS PACÍFICOS, LOS QUE AMAN Y CUIDAN NUESTRO PLANETA!
Alégrense porque la paz es el único camino para la justicia. Alégrense los que prefieren dialogar y rechazan los gritos y las imposiciones. Alégrense los que viven en armonía con los hombres y la naturaleza.
¡Alégrense los que escuchan la invitación de Dios, la aceptan como María, y SE ARRIESGAN por llevar a cabo su plan! ¡Alégrense!
video


domingo, 14 de diciembre de 2014

TIEMPO DE ALEGRÍA

EUCARISTÍA DEL DOMINGO 14/12/2014, 3er. DOMINGO DE ADVIENTO

MONICIÓN DE ENTRADA:
En los dos domingos anteriores lo mismo que el lema que tenemos para este año se nos dice “vivid alegres” y tenemos muchos motivos para expresar esta alegría que brota desde dentro de nosotros.
Hoy las lecturas rezuman alegría y se nos vuelve a invitar a estar alegres, no sólo porque esperamos la venida del Señor sino porque ya está entre nosotros; esta afirmación nos tiene que disponer a conocerlo más y dejarnos llenar el corazón de la alegría que se comunica  con gestos, palabras y expresiones.

PETICIONES DE PERDÓN:
Perdón, porque a veces estamos tristes y sin ilusión porque no nos dan lo que queremos
Señor ten piedad
Perdón porque no vivimos  convencidos de que el  Señor está con nosotros y lo comunicamos poco
Cristo ten piedad
Perdón porque apagamos la luz que se nos da y no gritamos con fuerza preparad el camino…
Señor ten piedad.

MONICIÓN DE LAS LECTURAS:
En las lecturas de Isaías y Pablo lo mismo que María en el salmo, quieren contagiarnos la alegría que  desborda de sus corazones creyentes, son referentes para nosotros, vivir y contagiar la alegría de sabernos elegidos y enviados a anunciar la buena noticia.
El evangelio nos dice que Juan venía como testigo a dar testimonio de la luz y también que era la voz que grita en el desierto para preparar el camino…
El testigo de la luz no habla mucho pero es una voz que comunica lo que a él le hace vivir… no dice cosas sobre Dios, pero contagia “algo”  nos invita a creer.

 

PETICIONES:
En las peticiones de hoy traemos  algunas frases que hemos leído en las lecturas, que nos ayuden a profundizar y llevarlas a la vida.  (después de cada petición ponemos una pieza del puzzle)
Estad siempre alegres. Pedimos vivir la alegría que  brota desde dentro y saberla comunicar.
El Señor me ha enviado para dar la buena noticia a los que sufren . Pedimos ser cercanos con los que nos necesitan y ser buena noticia para todos,
Me ha enviado para proclamar el año de gracia del Señor.   Para que seamos receptores y comunicadores de su gracia.
Dad gracias en toda ocasión .Que el ser agradecidos sea prioritario en nuestras vidas.
El Señor hará brotar la justicia y la paz. Que sepamos mantener esos brotes, hacerlos fuertes para que brille la justicia y la paz en el mundo
Sed constantes en orar, Hablar con Dios, pedir los unos por los otros, saber que el Padre nos quiere y escucha.
Juan venía como testigo pata ser testimonio de la luz. Queremos ser sus testigos y pedimos mantener encendida la luz. ( a la vez que se coloca la pieza se colocará una vela en el altar).
JUAN dijo: soy la voz que grita en el desierto. Pedimos ser voz que te anuncie, que grite con fuerza  “preparemos el camino”.
Con Isaías decimos “el Espíritu del Señor está sobre mí”. El nos ha elegido, nos envía a ser buena noticia ; pedimos que con el Papa Francisco, nuestro obispo Vicente y toda la comunidad cristiana,  gritemos con fuerza “ el Señor viene, está entre nosotros “.




lunes, 8 de diciembre de 2014

CON ALEGRÍA ESPERAMOS A JESÚS


Eucaristía del 7 de diciembre de 2014. 2º domingo de Adviento

Monición de entrada

Buenos días y bienvenidos.
Hoy vamos a celebrar juntos el 2º domingo de adviento. Recordando las palabras que propusimos como lema el domingo pasado: “Estad Alegres”, hoy vamos a reflexionar sobre la preparación que supone este gran acontecimiento que es la encarnación de Dios en el mundo, entre nosotros. Por lo tanto, con ánimo de mejorar todo: lo que somos, lo que hacemos, donde vivimos y donde convivimos, en nuestro templo, en nuestras casas, en nuestros trabajos, en nuestro colegio, en nuestros corazones. Nos lo recuerda Juan el Bautista: hay que preparar el camino al Señor.
Pero con la particularidad de que tenemos que vivir con alegría esta preparación. Tiene que llenarnos de alegría saber que preparamos nuestra vida para recibir al Hijo de Dios. Nos vamos a preparar bien, pero disfrutando de la preparación. ¿No es cierto que cuando preparamos un viaje, una fiesta de cumpleaños, una comida especial, estamos disfrutando ya de lo que vamos a hacer? Pues vamos a empezar la celebración con este pensamiento de de que disfrutemos mientras nos preparamos para recibir a Jesús en nuestra vida.

 

Acto penitencial

Te pedimos perdón Señor porque muchas veces vivimos nuestra fe como una obligación, como una serie de normas y ritos impuestos, sin entender ni disfrutar de lo que hacemos y con más temor y precaución que alegría y amor.
También te pedimos perdón Señor, porque no sabemos transmitir a nuestro barrio, a nuestra familia, a nuestro colegio, la alegría que tendríamos que disfrutar al encontrarnos contigo. A veces incluso nos dejamos contagiar por la tristeza y el pesimismo que abunda en nuestra sociedad.
Perdónanos Señor porque la vida gris de cristianos que llevamos casi siempre y que nos impide disfrutar de verdad por haberte conocido y por encontrarnos en nuestra comunidad, se debe a que realmente no vivimos lo que predicamos.

 

Monición a las lecturas

Escuchar la Palabra de Dios nos ayuda a preparar nuestro corazón para recibir el amor de Jesús. Escuchemos atentamente y disfrutemos de esta palabra.
En la primera lectura Isaías nos cuenta que ya hacía mucho tiempo, en el antiguo testamento, que los Israelitas tenían la certeza de la llegada del Señor y que había que preparar su llegada que nos traería su amor, su Reino.
Pablo, en su carta de la segunda lectura, nos anima a disfrutar de la espera de Jesús, viviendo en paz, sabiendo que no tenemos que preocuparnos de los tiempos y que cuando llegue, nos traerá una tierra nueva en la que habite la justicia. Eso es lo que debemos ir poniendo en práctica.
En el evangelio escuchamos como Juan Bautista iba preparando a sus vecinos, animándoles a que vivieran de acuerdo al amor de Jesús y estar así en condiciones de acoger aquel que venía detrás de él y que traía el Amor definitivo y completo, el Amor de Dios.


Oración de los fieles.

Te pedimos Señor por todos los cristianos, por la Iglesia y especialmente por la Iglesia de Zaragoza y nuestra parroquia de Valdefierro. Para que realmente disfrutemos de la ilusión de preparar la venida de Jesús, viviendo ya los valores del Reino de Dios entre nosotros. Roguemos al Señor
Por todas aquellas personas que sufren soledad, tristeza, desesperanza. Que encuentren la paz y la serenidad. Que experimenten en nosotros el apoyo, la comprensión y el consuelo que les haga recuperar la alegría y la ilusión. Roguemos al Señor
Por todas las familias cristianas. Que tengan la valentía de empezar a vivir entre ellos como Jesús nos dijo que viviéramos y que disfruten del amor, de la paz, el respeto, el dialogo y la armonía. Roguemos al Señor
Por todos aquellos pueblos que sufren marginados por el sistema económico mundial y padecen guerras, hambre, paro, emigración. Que cuenten con los cristianos del mundo como sus primeros aliados y que experimenten la solidaridad que intentamos compartir con ellos. Roguemos al Señor