lunes, 22 de febrero de 2016

MUÉVETE SEGÚN DIOS

Misa dominical 21/02/2016. 2º Domingo de Cuaresma.

Parroquia Nuestra Señora de Lourdes. Valdefierro 

 

Monición de Entrada 

Buenos días:

Tras celebrar la fiesta de nuestra Parroquia el domingo pasado, hoy, segundo domingo de Cuaresma, nos vamos a centrar en la Cuaresma. Este año, en el que queremos profundizar en la Misericordia, se ha propuesto el lema de Con Dios Muévete. Conmuévete, Muévete con Dios. Dios nos llama a conmovernos con el sufrimiento de la humanidad. A movernos hacia el que sufre, con Dios. Pero la preposición con, puede ser sustituida por muchas otras, como nos propone Lorenzo en nuestra revista de el Porche.

Hoy escucharemos en el Evangelio el pasaje de la Transfiguración. Los amigos de Jesús, que se retiran con Él a rezar en una cumbre, experimentan una realidad distinta. Una experiencia tan placentera que les apetece plantar sus tiendas y quedarse allí. En ese encuentro de oración, experimentaron la vida SEGÚN Dios. Dios se manifiesta en Jesús. Y hoy por lo tanto vamos a colocar la preposición “Según” en nuestro lema: MUEVETE SEGÚN DIOS. Y esa es la Proposición que nos hacemos hoy. Lo que hagamos, hagámoslo como Jesús nos enseña, según Jesús. Y desde esta manera de hacer, según Jesús, nos acercamos a una de las realidades más tristes de la humanidad: el hambre de millones de personas en un mundo en el que sobra el alimento. Manos Unidas nos invita a que reflexionemos sobre este escándalo y a actuar, a movernos, según Dios, según Jesús, no según nos marca una sociedad mercantilizada sin humanidad. Movernos Según Dios nos impide quedarnos ajenos al sufrimiento de tantas personas, de tantos pueblos que sufren la injusticia. El lema de la campaña de este año: “Plántale cara al hambre: Siembra” nos sugiere un camino para hacer un mundo mejor, según quiere Dios, un poco más cerca del Reino que Jesús nos ofreció.

Como un pequeño primer paso, en la colecta de hoy, ayudaremos a Manos Unidas en su campaña para erradicar el hambre del mundo.



Acto penitencial


Por las veces en que nos quedamos en nuestro pequeño grupo, nuestra comunidad parroquial, en la que nos sentimos muy bien y no salimos a buscar a aquellos que necesitan de nosotros. Señor ten piedad



Porque nos acostumbramos a ver las noticias con tantas tragedias humanas consecuencia de la injusticia, la violencia, el egoísmo humano y no sentimos el dolor de las personas que están sufriendo. Cristo ten piedad



Porque no somos conscientes de todas las bendiciones que Dios nos da y nos conformamos con compartir lo que nos sobra o nuestro escaso tiempo libre. Señor ten piedad




Monición sobre las lecturas



En las lecturas de hoy podemos apreciar cómo cambia la realidad cuando nos acercamos a Jesús. La vida Según Jesús, se encuadra en una realidad distinta que a veces es difícil de entender con nuestra mentalidad. Vamos a escuchar con atención en el evangelio de hoy la vivencia de los amigos de Jesús, que le acompañan en su camino de oración y que viven una revelación: Jesús es el hijo de Dios. Experimentan una realidad nueva, transcendente y muy completa, feliz, que no llegan a comprender del todo y les induce a congelar ese momento, a parar el tiempo y disfrutar de ese trocito de cielo que viven junto a Jesús.



Oración de los fieles

Por nosotros, la Iglesia, que tanto hablamos de que todos los hombres de la tierra formamos una gran familia de hijos de Dios, para que realmente nos sintamos hermanos de toda la humanidad y nos preocupemos más de sus hijos necesitados. Roguemos al Señor.

Por los Gobernantes de todas las naciones, sobre todo de las más ricas, para que gasten menos en armas para matar y gasten más en desarrollo, educación, sanidad y en ayudar a los demás, sobre todo a los más pobres. Roguemos al Señor.

Por todas aquellas personas que sufren hoy la tragedia del hambre, la guerra, el desplazamiento forzoso y el rechazo de las fronteras, que viven a la intemperie y mueren de frio o intentando cruzar el mar para conseguir una vida mejor. Roguemos al Señor.

Por los Misioneros que entregan su vida en el frente donde se libra la batalla del hambre contra la abundancia, y por todas las Organizaciones que trabajan por la paz y el desarrollo de los pueblos. Roguemos al Señor.

Por nuestra Comunidad Parroquial de Valdefierro, en la que día tras día escuchamos la voz de los necesitados, para que no nos encerremos en nosotros mismos y nuestro corazón se abra a los que les falta pan y comprensión. Roguemos al Señor. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada