domingo, 18 de octubre de 2015

EL QUE QUIERA SER EL PRIMERO, QUE SEA SERVIDOR DE TODOS

MISA DEL DÍA 18-10-2015. PARROQUIA Nª Sª DE LOURDES

CELEBRACIÓN DEL DÍA DEL DOMUND


Monición de entrada.


¡Hola, hola, muy buenos días, damas y caballeros! Jóvenes… niños y niñas…. ¡Ha llegado el Domund! ¡El tradicional Domund de todos los años! ¡Al rico Domund de fresa, bombón y nata!

(Un domund calentito para aquella señora de gafas).

El rico domund traído desde los confines de la tierra, el tradicional, el auténtico domund que todos estamos esperando.

(Otro domund de chocolate para esta gentil doncella).

¡De nuevo con ustedes, señoras y señores, el domund! ¡Con la misma calidad de siempre, sin aditivos ni colorantes artificiales, y a un precio irrepetible!

(¿El caballero lo prefiere doble? Siii. ¿Y para el niño? Relleno con un poquito de crema, ¿verdad?)………

- No. El domund no es algo que se vende. Es un regalo de todo corazón de los miles de misioneros que están repartidos por todo el mundo.

- No. El domund no está hecho a conveniencia de cada uno de nosotros. Somos nosotros los que nos tenemos que adaptar a las necesidades de los que menos tienen.

- No. El domund no es solo un domingo al año. Los necesitados de nuestra ayuda la requieren los 365 días del año.

- Y sí. Este domingo debe servirnos para pensar en nuestros misioneros y en las personas a las que atienden, y en colaborar económicamente con ellos.



Peticiones de perdón.


- Por las veces que somos egoístas, queremos todo para nosotros y no miramos por los demás, Señor, ten piedad.

- Por las veces que no transmitimos alegría a nuestro alrededor, Cristo, ten piedad.

- Por las veces que solo buscamos tener cosas, y no el ser buenas personas, Señor, ten piedad.



Monición para las lecturas.


Hoy tenemos unas lecturas complejas, difíciles de entender y explicar. Quedarnos con un detalle de la primera lectura del libro de Isaías: como misioneros que somos todos, nuestros trabajos por los demás verán su recompensa al final de los días. Y en la segunda lectura de la carta de san Pablo, evidenciar que, antes de nuestros trabajos misioneros, ha habido otro que los ha realizado, y mucho mayores: nuestro sumo sacerdote, Jesús, Hijo de Dios.

Sin embargo, el evangelio es clarísimo en su enseñanza de hoy: solo vale servir, ser el último en este mundo para alcanzar la gloria del Padre en el eterno.



Peticiones.


- Por la Iglesia, desde el Papa Francisco hasta el último de los cristianos al otro lado del mundo, para que seamos transmisores de paz, comprensión y alegría. Alegra nuestra vida, señor.

- Por los responsables de la comunicación en el mundo: prensa, televisión, internet, para que utilicen su poder para llenar el mundo de verdades, y desplacen las mentiras. Alegra nuestra vida, señor.

- Por los misioneros, que han abandonado su familia y su casa por servir al prójimo, y que aunque están llenos de alegría por su labor, no dejan de tener sufrimientos y penalidades por vivir fuera de su ambiente. Alegra nuestra vida, señor.

- Por los que ya no creen en Dios, y solo viven bajo el influjo del mundo. Para que recuperen las ganas de vivir, de servir y de ser felices. Alegra nuestra vida, señor.

- Por todos los catequistas de nuestra parroquia y de todas las parroquias, verdaderos misioneros en la cercanía, para que sean los últimos en cobrar y los primeros en pagar. Alegra nuestra vida, señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada