miércoles, 30 de noviembre de 2011

NÚMERO 17 DE EL PORCHE

Con la llegada del Adviento os ofrecemos el siguiente número de El Porche, el 17, con las habituales secciones e información de las obras del templo parroquial. Podéis encontrarlo en la sección Versión Impresa.
Para ir abriendo boca, os ofrecemos aquí el Editorial:

EDITORIAL
Ya lo dijo el antiguo sabio griego, "Todo fluye": el cambio es inevitable y universal... A lo largo de nuestra vida experimentamos continuamente cambios muy distintos: de tamaño, de peso, de estado civil, de salud y de ánimo, de lugar y de circunstancias,... La vida no se para.
Hay cambios que presagian males y cambios que auguran bienes, cambios que hacen temblar y cambios que infunden esperanza, por lo que significan y simbolizan. Uno de estos últimos, que regresa cada año, es el Adviento, este tiempo de espera que se abre a la venida de Jesús en la Navidad.

El Adviento nos dice que, en medio del torrente del cambio constante de la vida, hay algo que permanece fijo y en pie: el amor con que nos ama Dios, que sale a nuestro encuentro, acampa con nosotros y nos acompaña siempre.

El Adviento nos infunde serenidad y esperanza ante los cambios adversos, nos enseña laboriosidad y solidaridad para propiciar cambios a mejor, tanto individual como colectivamente.

El Adviento nos invita a considerar los cambios exteriores (por ejemplo, el de la renovación de nuestra iglesia parroquial, encaminado a servir mejor a las múltiples necesidades del barrio) como una llamada a cambiar por dentro, a acoger la vida con buen ánimo, a abrir el corazón al amor de Dios que llama a nuestra puerta cada día... ¿Le abriremos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada