sábado, 23 de marzo de 2013

¡HOSANNA, BENDITO EL QUE VIENE EN NOMBRE DEL SEÑOR!


EUCARISTÍA DEL DOMINGO 24 DE MARZO DE 2013


DOMINGO DE RAMOS



MANIFIESTO DE LOS NIÑOS

La fiesta de hoy es muy bonita y nos reúne a todos aquí en la misa; venimos con palmas, ramos de olivo, estamos contentos... queremos recordar la entrada que hizo Jesús en Jerusalén; pero no es solo eso, empezamos la semana más importante de todas, vamos a celebrar los últimos días de Jesús en la tierra:
· la última cena, donde nos dice que se queda con nosotros
· y también su muerte y resurrección.
Nosotros hoy queremos acompañar a Jesús y anunciar que estamos contentos de ser sus amigos, sabemos que El muchas veces dijo: “que los mayores tenían que hacerse como niños...”
Por eso, Jesús, todos los que aquí estamos, queremos recibirte con ramos y palmas y alabarte diciendo: ¡ Hosanna, bendito el que viene en el nombre del Señor! Porque eres :
· Nuestro salvador
· Nos traes la paz
· Nos enseñas a querer a todos
· A creer que es posible hacer un mundo mejor.
Y también hoy te decimos Jesús que sepamos acompañarte siempre, en los momentos alegres y tristes.


PETICIONES

1.- Pedimos por el Papa Francisco y todos los que formamos la Iglesia para que vivamos el mensaje que tú nos trajiste y nos dejaste de amarnos mucho unos a otros. Roguemos al Señor
2.- Hoy acompañamos a Jesús con palmas y cantando, que vivamos la semana santa dándonos cuenta de que Jesús aceptó sufrir y morir por nosotros porque nos quería mucho. Roguemos al Señor
3.- Por los enfermos, por los que sufren y no tienen quien los acompañe, para que nos demos cuenta de sus necesidades, y sepamos estar cerca de ellos con nuestro cariño y compañía.
Roguemos al Señor

4.- Por los niños de esta parroquia, para que cada día seamos más amigos de Jesús y más amigos de todos. Roguemos al Señor
5.- Para que haya paz en el mundo y vayamos caminando hacia un conocimiento y cercanía entre todas las naciones y entre todos nosotros. Roguemos al Señor. 


OFRENDAS

1. Ofrecemos una hojita de los ramos de cada uno de los aquí presentes, simboliza, que juntos queremos ser una comunidad parroquial que expresa su fe, su amor hacia los demás y su compromiso de hacer un mundo más justo
2.- Ofrecemos este camino, deseamos seguir tus pasos porque nos dijiste “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.
3.- Con el pan y el vino damos gracias a Jesús porque quiso quedarse con nosotros para siempre. 

sábado, 16 de marzo de 2013

AL FINAL NOS EXAMINARÁN DEL AMOR


EUCARISTÍA DEL DOMINGO 17 DE MARZO DE 2013

CUARTO DOMINGO DE CUARESMA



MONICIÓN DE ENTRADA


¡Atención hermanas y hermanos! Estamos terminando la Cuaresma. No son estos unos días para cumplir unos ritos, ni para hacer determinados sacrificios, ni para estar tristes. ¡Cuaresma es el anuncio de una fiesta, el anuncio de la Pascua! Es el camino hacia un nuevo amanecer, una posibilidad, un futuro que está en nuestras manos lleno de amor y de justicia. Estemos alegres en este camino y tengamos el corazón bien abierto, porque al final nos examinarán del amor.



PERDÓN


Canto: En mi debilidad me haces fuerte…

Con frecuencia estamos tan preocupados por todo, tan agobiados, que olvidamos que cada día que amanece nos regala un mundo lleno de posibilidades por construir y de oportunidades para amar.

A veces nos sentimos solos e impotentes ante las dificultades y no somos conscientes de que Dios nos ama y de que la Vida de Jesús es esperanza para el mundo.

Nos ponemos demasiadas barreras y normas, en ocasiones fruto de nuestros propios miedos y debilidades. Esto nos lleva a juzgar y a decidir por los demás lo que está bien y lo que está mal en lugar de mirar al corazón de las personas.

Canto: En mi debilidad me haces fuerte…

 

MONICIÓN A LAS LECTURAS


En la Palabra de hoy, Isaías nos abre los ojos hacia un camino de esperanza, un camino que para nosotros es hacia la Pascua. Nos invita a dejar de lado aquello que nos aprisiona y mirar hacia adelante, porque ¡Algo nuevo está brotando!

San Pablo, en su carta a los Filipenses insiste en lo mismo: seguir hacia adelante y no mirar atrás porque Jesucristo resucitado es nuestra meta.

En el Evangelio de Juan, Jesús nos enseña a descubrir dónde se encuentra lo realmente importante, lo esencial: No en la ley, sino en el corazón de las personas. Nos invita a tomar conciencia de nuestras limitaciones y nos muestra la misericordia y el amor de Dios.

 

HOMILÍA


-Teníamos ganas de encontrarnos de nuevo con vosotros. Y es que, después de estas tres semanas, todavía no nos queda muy claro de qué va esto de la Cuaresma.

-En los domingos anteriores nos han explicado que la Cuaresma no solo es un tiempo para hacer determinados ritos, sacrificios y compromisos.

-Muchos de nosotros, sobre todo los más jóvenes, no entendemos bien el rito de la ceniza, ni por qué se reza el viacrucis, ni por qué los viernes no se puede comer carne… y las procesiones nos aburren.

-Sabemos que tenemos que ser mejores. ¿Pero no tenemos que serlo todos los días del año? ¿O es que estos días tenemos que ser aún más buenos?

-Es verdad que cada día del año debemos trabajar por ser mejores personas. Pero también es verdad que todos los días deberíamos agradecer y celebrar el regalo de la vida, aunque es algo que se nos olvida. Sin embargo, todos los años celebramos nuestro cumpleaños, e incluso durante varios días: un día con los padres, otro con los amigos, con la familia… ¿o no?

-Sí, nuestro cumple es un día muy especial que nos recuerda que seguimos vivos, y también nos hace sentir muy agradecidos no solo por los regalos sino porque sabemos que hay muchas personas que nos quieren.

-Pues de la misma manera, también necesitamos vivir unos días como la Cuaresma, más especiales, para recordarnos ciertas cosas que con frecuencia se nos olvidan.

-Y ¿qué cosas son esas?

-¡Uf! La lista sería interminable. Y aunque todas se pueden resumir en una sola, vamos a recordar algunas de ellas.

“En estos días queremos recordar:
-que un abrazo y una sonrisa son capaces de cambiar nuestro corazón y el corazón de aquellos que nos rodean.
-que escuchar con respeto y comprender al otro es fraternidad.
-que consumir solo lo que necesitamos es solidaridad.
-que dedicar nuestro tiempo al que lo necesita nos hace a todos más personas.
-que acompañar en el dolor al que sufre es dar vida.
-que buscar la relación con Dios, tanto de forma individual como comunitaria, nos recuerda que no estamos solos y que todos somos sus hijos queridos.
-que denunciar las injusticias nos hace más justos.
-que ser sinceros nos ayuda a construir la verdad.
-que alegrarnos de las buenas noticias nuestras y de los demás nos hace más felices.
-que trabajar con responsabilidad nos ayuda a construir un mundo mejor.
-que ser sencillos y humildes nos ayuda a vivir en igualdad
-que ser pacíficos ayuda a construir la paz.
-que no juzgar ni condenar a nadie ayuda a construir la libertad.
-que reconocer nuestras debilidades nos ayuda a comprender y respetar las de los demás.
-que amar sin límites merece la pena porque al final…me examinarán del Amor y AMAR SIGNIFICA RESUCITAR.

 

PETICIONES


1.-Te pedimos Señor que el nuevo papa Francisco sepa hacer honor a su nombre sirviendo con sencillez a la Iglesia, trabajando por la justicia y la libertad de los pueblos, luchando contra la pobreza, y teniendo en cuenta las necesidades de nuestro mundo del siglo XXI. Te lo pedimos, Señor.

2.-Te pedimos Señor que vivamos estos días que quedan de Cuaresma como un verdadero anuncio de la Pascua, como un camino de esperanza para todos, trabajando con alegría en la construcción de un mundo mejor. Te lo pedimos, Señor.

3.-Te pedimos Señor que nos ayudes a mirar al corazón de las personas, sin juzgar ni condenar, sabiendo que solo el amor nos hará más libres y felices. Te lo pedimos, Señor.

4.-Te pedimos Señor por todas las personas que en nuestro mundo lo están pasando mal: las víctimas de cualquier tipo de violencia, los que sufren la crisis de una forma brutal, los enfermos, los que se encuentran solos y los que no encuentran sentido a sus vidas. Que seamos portadores de luz y esperanza en sus vidas. Te lo pedimos, Señor.

5.- Te pedimos Señor que sepamos transmitir con nuestro ejemplo a los niños y jóvenes de nuestro barrio la necesidad de transformar las estructuras sociales en las que estamos inmersos para construir un mundo más igualitario y justo para todos. Te lo pedimos, Señor.

OFRENDAS


Te ofrecemos, Señor, estas piedras. Son un signo de que no queremos crucificar a nadie. Te las entregamos porque queremos rechazar cualquier tipo de violencia, juicio o condena, y poner por encima de las leyes el corazón de las personas.

Te ofrecemos, Señor, esta planta que está brotando. Es un signo de esperanza, de que un mundo resucitado merece la pena. Depende de cada uno de nosotros hacerlo posible.

Te ofrecemos, Señor, el pan y el vino. Que sean nuestro alimento y nuestra fuerza para no desfallecer ante el cansancio y las dificultades.


GESTO DE LA PAZ

video
 

miércoles, 13 de marzo de 2013

CUARESMA NO ES SOLO RITOS. NOS EXAMINARÁN DEL AMOR

Misa 24 febrero 2013 

2º Dom. de Cuaresma. 

Monición de entrada


Buenos días. Ya de lleno, metidos en la cuaresma, vamos a reflexionar hoy sobre los ritos que celebramos.

Los hombres necesitamos rituales para expresar y comunicarnos en nuestros grupos: hay ritos específicos de cada familia, de cada grupo de amigos, de clubes deportivos,.. Nos sirven para poder participar de aquello que nos une. Expresan y hacen presente aquello que permanece de manera oculta entre nosotros, nos unen y nos identifican.

Y en la Iglesia también celebramos nuestra vida cristiana con muchos ritos. En la cuaresma hay ritos específicos: empezamos con el rito de la ceniza y terminamos con el de la procesión y las palmas en la entrada de Jerusalén el domingo de ramos.

Pero para poder apreciar el sentido completo de los ritos hay que realizarlos con conocimiento profundo de lo que se hace y llenarlos de vida. Y tienen que ser entendido y compartido por todos los que lo realizan. Se corre el peligro de que los ritos se queden vacíos, sin sentido, como un mero gesto rutinario, que en parte justifica nuestra vida, pero que nos alejan de la realidad que quieren expresar. El saludo rutinario cuando llegas al trabajo sin siquiera mirar a los compañeros, el beso mecánico, sin sentimiento de saludo a nuestra pareja… 


También en nuestras celebraciones nos puede pasar que nos quedemos en el gesto vacío de los ritos y no apreciemos el valor que tienen ni el significado que esconden. El persignarnos de manera automática, el rezar el Padre Nuestro sin saber lo que repetimos, el dar la mano en la paz a quien tengas a tu lado sin mirarle a los ojos…Puede ser que incluso la parafernalia de los ritos nos gusten tanto que nos satisfagan en sí mismos y nos justifiquen nuestra presencia en la liturgia sin entender la realidad que expresan, como les pasó a los discípulos que acompañaban a Jesús a la montaña: cuando lo vieron resplandecer ,quisieron quedarse y plantar su tienda allí, sin ser conscientes de que aquella visión solo era el anuncio de la vida completa que tienen los que permanecen en el Señor, una invitación a seguir más consecuentemente a Jesús.

No nos quedemos en esta cuaresma en celebrar ritos vacios y tratemos de vivir con profundidad cada momento litúrgico.

Acto penitencial.


En este primer momento de la Eucaristía, pedimos al Señor y a los demás el perdón para que podamos celebrar la fiesta con el corazón limpio. Para eso repetimos una oración que resume aquellas cosas que en nuestro corazón nos pueden alejar del amor de Jesús. Vamos a tratar de vivir este rito del perdón sabiendo de verdad lo que hacemos. Para ello reflexionemos en silencio unos minutos sobre:

Nuestra relación con Dios

¿Trato de poner a Jesús en el centro de mi vida?

¿Tengo confianza en Él tratando de descubrir qué es lo que quiere de mi vida?

¿Me he preocupado de que mi fe no se apague, sino que crezca en el conocimiento de Jesús y de su Palabra?

Nuestra relación con el prójimo

¿He sido para mis hermanos causa de alejamiento de Dios, con mis palabras o acciones?

¿Hablé mal de alguien, criticando o cotilleando? ¿Diciendo la verdad o con mentira?

¿Insulté o falté el respeto a alguien?

¿He compartido mis cosas con los demás?

¿He sido paciente con los demás miembros de mi familia?

¿He actuado con sinceridad y he manifestado siempre la verdad?

¿He sido buen compañero en el trabajo y en el estudio?

Nuestra relación con nosotros mismos

¿Cómo uso mi tiempo y los dones que Dios me dio?

¿He tenido cuidado de mi salud?

¿He sido responsable con mis obligaciones?

¿Trato de mejorar o cambiar las cosas de mi carácter que no son buenas?

Repitamos ahora:

Por todas aquellas veces en que nos hemos dejado llevar de nuestro egoísmo y no hemos buscado el bien de los demás. SEÑOR TEN PIEDAD

Por las veces que no sabemos perdonar a quien nos ofende. CRISTO TEN PIEDAD

Muchas veces nos encerramos en nuestra comodidad, en nuestros ritos y no construimos de manera apasionada el Reino de Dios. SEÑOR TEN PIEDAD

Monición a las lecturas


Las lecturas de hoy nos animan a la Esperanza. En la primera lectura, la promesa hecha a Abraham de tener una descendencia tan numerosa como las estrellas del cielo, por la que Abraham saldrá de su casa, de su comodidad, para buscar a su Dios.

En la Carta de Pablo nos explica que Jesús nos cambiará, nos transformará a todos, puesto que somos ciudadanos del cielo y que por ello sigamos luchando en mantenernos en el Señor.

Y en el Evangelio, Jesús nos manifiesta la gloria que viviremos si le seguimos y le escuchamos, aunque no debemos despistarnos y acampar cómodamente en nuestros pequeños momentos de resplandor que a veces experimentamos con nuestros ritos.

Peticiones


1. Por todos los cristianos, para que vivamos en constante renovación y tengamos los mismos criterios de vida que Jesús y seamos sacramento del amor de Dios ante toda la humanidad. ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por el Papa Benedicto XVI, para que tras la decisión de retirarse encuentre paz, serenidad y alegría y para que el Espíritu ilumine a la Iglesia en esta nueva etapa que se inicia. ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por los que trabajan en la transformación del mundo y ponen su esperanza en un mundo más humano, justo y fraterno, en el que nadie quede excluido. ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por los grupos de la Parroquia, para que con nuestro trabajo sembremos hoy las semillas que mañana puedan dar frutos tan abundantes como las estrellas que Dios prometió a Abrahán. ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por tanta gente que vive en países en los que hay violencia, o falta de alimento o enfermedades evitables, que encuentren en nosotros la ayuda que precisan y en el Señor la fuerza para seguir luchando por la justicia y la paz en los momentos de sufrimiento. ROGUEMOS AL SEÑOR

6. Por todos los niños del mundo, para que tengan la oportunidad de crecer rodeados de amor, disfruten de la infancia jugando y tengan acceso a una educación de calidad. ROGUEMOS AL SEÑOR

7. Por todos nosotros, que sepamos encontrarnos con Jesús y con nuestros hermanos de Valdefierro en la celebración de los ritos que la Iglesia nos propone en esta cuaresma. ROGUEMOS AL SEÑOR

domingo, 10 de marzo de 2013

CUARESMA NO ES SÓLO UN COMPROMISO TEMPORAL. NOS EXAMINARÁN EN EL AMOR


EUCARISTÍA DEL DOMINGO 10 DE DICIEMBRE DE 2013


IV DOMINGO DE CUARESMA CICLO C

MONICIÓN DE ENTRADA:

Bienvenidos a celebrar la fiesta de la alegría porque Dios es el Dios acogedor.
Durante esta Cuaresma estamos intentando profundizar en el verdadero sentido que tiene y no quedarnos en aspectos meramente externos. Hasta ahora hemos reflexionado que la Cuaresma NO ES SOLO unos ritos y unos sacrificios entendiéndolos como algo externo que no llegan a tener una conexión interna, sino como unos medios para crecer en nuestra vivencia cristiana.
En este Domingo vamos a dar un paso más, un paso más exigente. La Cuaresma NO ES SOLO un compromiso temporal, algo parecido a las promesas que hacemos al comienzo de año. La Cuaresma nos anima a Reflexionar que nuestra Fe exige de nosotros algo permanente que nos implique y complique nuestra vida cotidiana.
El Año de la fe que estamos celebrando es invitación a un auténtico COMPROMISO y a hacer la experiencia del amor con que somos amados. Es la experiencia del hijo menor de la parábola: comprendió quién era su padre y qué intereses le animaban. Al hijo mayor también se le invita a saber amar y perdonar de corazón al hermano, como hace el padre..., pero la parábola nos deja sin saber su respuesta. La respuesta debemos darla cada vez que tenemos la oportunidad de ser portadores de reconciliación.
El Año de la fe nos invita también a dar un testimonio de vida creíble, y eso exige una vida comprometida, coherente, responsable. Es lo que hace Jesús en la parábola.
Aprovechemos este tiempo que la Iglesia nos brinda para entender que nuestra FE se tiene que vivir como un COMPROMISO que implique toda nuestra persona, tanto nuestros dichos como nuestros actos y pensamientos, todo nuestro SER.
Acto penitencial:
A Ti, Señor te pedimos perdón por las veces que nuestro Culto, nuestros ritos son vacíos, te decimos: Señor ten piedad.
A Ti, Señor, que acoges con un gran abrazo a quien se arrepiente después que nuestros sacrificios han sido interesados, te rogamos: Cristo ten piedad
A Ti, Señor, que nuestros compromisos son temporales, parciales, por interés, te pedimos: Señor ten piedad.

Monición a las lecturas.

Primera lectura.

La historia de la salvación sigue su curso aun en medio de las dificultades. Dios acompaña a su pueblo y éste lo reconoce celebrando la Pascua. Después de atravesar el desierto el pueblo entra en la Tierra Prometida. Las promesas de Dios se han cumplido y es necesaria la celebración. Dios camina con su pueblo y éste lo sabe reconocer.

Segunda lectura.

Pablo grita en medio de la asamblea dividida de Corinto, ¡dejaos reconciliar con Dios! A veces el mismo ser humano, en su dureza de corazón, da la espalda a Dios para vivir en la confrontación y en la imposición, creyendo que le darán triunfo y felicidad. Nada más contrario. Sólo la reconciliación es el camino para la verdadera paz.

Evangelio.

La parábola del «Hijo pródigo» es de las más conocidas del evangelio. No habla de un sentimiento humano, sino que nos habla de Dios. ¿Cómo es el Dios de los cristianos? No es el Dios terrible, ni el que necesita ser aplacado, sino el Dios de la misericordia que nos espera, nos perdona y nos pone de nuevo el anillo de los hijos. No es una parábola para conocerla o saberse de memoria, sino para vivirla.

Oración universal: 

Sintiéndonos necesitados de misericordia y de perdón, acudimos a Dios nuestro Padre con toda confianza y le presentamos nuestras necesidades.
1.- Por la Iglesia, que ha recibido de Cristo la misión de reconciliar; para que, en medio de las tensiones, las actitudes agresivas y violentas en las que nos encontramos, sea fermento de unidad y de paz. Roguemos al Señor.
2.- Por todas las personas que sufren, que están tristes, o que viven sin esperanza; para que seamos capaces de compartir con ellos, nuestra experiencia de compasión, de ternura, y de acogida que viene de Dios. Roguemos al Señor.
3.- Por los que se indignan, como el hijo mayor de la parábola, contra los que perdonan y son perdonados; para que renuncien a su actitud intransigente, sepan comprender y alegrarse. Roguemos al Señor.
4.- Para que todas las personas que un día se alejaron de Dios y de su Iglesia, puedan por nuestra cercanía y apoyo, volver a encontrar a Dios. Roguemos al Señor.
5.- Por los Cardenales que se reunirán, en breve, en Cónclave para elegir un nuevo Papa; que sean conscientes de las necesidades que padece el pueblo de Dios, y así, sin otros intereses y con la ayuda también del Espíritu, acierten en su elección. Roguemos al Señor.
Dios, Padre nuestro, alégranos con el gozo de tu salvación. Por JNS.

domingo, 3 de marzo de 2013

CUARESMA NO ES SÓLO SACRIFICIOS. NOS EXAMINARÁN DEL AMOR.


DOMINGO 3 DE MARZO DE 2013. 3º DOMINGO DE CUARESMA.


Monición de entrada.


Hola a todos y buenos días:

Seguimos avanzando en nuestro caminar por la cuaresma. Os recuerdo que el domingo pasado hablábamos de que la cuaresma no es solo cumplir con unos rituales más o menos estandarizados a lo largo de los años, sino que debemos “vivirlos”, y no simplemente “hacerlos”.

En este domingo nos vamos a fijar en otra cosa que se suele hacer en cuaresma: sacrificarse por algo. Ya hemos dejado atrás sacrificios de otras épocas o de otros lugares: daños corporales con cilicios o látigos, ayunos hasta llegar a desfigurarse, clavarse en una cruz como Jesús. Por ejemplo, nos podemos proponer volver a hablar con esa persona con la que nos llevamos mal, o arrastrar unas cadenas durante una procesión, o comprometernos a hacer una novena a la Virgen, o asistir a unas convivencias espirituales…

Realizar un sacrificio en cuaresma nació con la sana intención de intentar imitar a Jesús en sus 40 días por el desierto, en los que se dedicó al ayuno, a la oración y a la reflexión. Pero claro, enseguida aparecieron los que querían ser más que el propio Jesucristo, como los políticos de hoy en día, que saben jugar muy bien al “yo más que tu”. Que tú ayunas una comida, pues yo no voy a ser menos, y ayuno 10 días. Que tú te pones de rodillas para mortificarte, pues yo paso por encima del fuego, hala, a ver quién hace el sacrificio más grande y así quedar por encima de los demás.

El ayuno, la oración y la reflexión que realizó Jesús durante la cuaresma no fueron para quedar por encima de los demás, sino para ser el primer servidor. Tenemos que aprender de Él, para que los sacrificios que hagamos nos sirvan para hacernos más humildes, reconocer nuestros vicios e imperfecciones, y pedirle a Dios que nos dé fuerzas para ser cada día más hermano de nuestros hermanos. Como dice ahí detrás, al final nos examinarán sólo del amor que hayamos tenido.

Peticiones de perdón.


- Por las veces que no ponemos ilusión en las cosas y las hacemos por rutina, Señor ten piedad.

- Por las veces que nos creemos más que nadie y queremos estar por encima de los demás, Cristo, ten piedad.

- Por las veces que no nos damos una segunda oportunidad para intentar mejorar las cosas, Señor ten piedad.

Monición a las lecturas.


La primera lectura es del Éxodo, y trata del misterio de la zarza ardiendo y del envío de Moisés. Moisés debe hacerse merecedor de la misión de salvar al pueblo de Israel, y para ello debe entrar en tierra sagrada, quitarse las sandalias de los pies y taparse la cara como acto de sumisión a lo que Dios espera de él.

San Pablo exhorta a los Corintios en la segunda lectura a que no nos confiemos demasiado en nuestra vida. El pueblo de Israel vivió 40 años en el desierto, y Dios cuidó de él dejándole pasar por el mar, dándole agua fresca y maná, poniendo una nube encima de ellos para que no se abrasaran por el sol. Pero los que no se fiaron de él, no llegaron a la tierra prometida.

El evangelio de san Lucas nos dice claramente en qué se queda un sacrificio sin convicción cristiana: en una higuera estéril, que si no da fruto hay que cortarla.

Peticiones.


Por nuestros políticos, para que en su forma de gobernar hagan posible la creación de empleo y fomenten la solidaridad. Roguemos al Señor.

Si hay alguien que, durante muchos siglos, mantiene la llamada a dirigir nuestros pasos hacia Dios, es la Iglesia. Pidamos por los cardenales reunidos en Roma, para que elijan un nuevo pastor que sepa conducir a la Iglesia hacia Dios. Roguemos al Señor.

Por todos nosotros, para que nos guíes cada día en nuestras obras y con tu ayuda actuemos siempre haciendo el bien. Roguemos al Señor.

Por los niños de Valdefierro, para que la ilusión por cambiar el mundo permanezca siempre en ellos y trabajen para ir consiguiéndolo poco a poco, Roguemos al Señor.

Por los que piensan que el mundo está bien y por los que sólo piensan en sí mismos. Para que Dios les descubra que el ideal más alto es que todos juntos debemos llegar a la perfección, Roguemos al Señor.